¿Trabajar duro o disfrutar el trabajo?

No sé ustedes qué opinen pero el concepto de trabajo, tal como lo conocemos en nuestra sociedad, a mi me disgusta un poco.

Trabajar, trabajo, trabajador… estas palabras me traen a la mente imágenes de empresas, fábricas y entidades con horarios de oficina, jefes, supervisores, sueldos, ropas acartonadas y gente cansada deseando que llegue el fin de semana.
Francamente no me gusta trabajar. Por lo menos no de esa manera. Por eso desde un tiempo para acá decidí cambiar en mi vida el significado de la palabra trabajar.
Hace mucho tiempo, cuando leía libros de autoayuda y superación que no me servían para nada porque no estaba realmente receptiva, leí una frase que descubrí cómo llevar a la práctica recién cuando cumplí los 30 años (sí, ¡tengo más de 30!). Decía más o menos así: “los verdaderos triunfadores son aquellos que logran hacer de su pasatiempo su medio de vida”. ¿Qué les parece? A mí por aquella época me dejó un poco frustrada. Pensaba que sonaba muy linda pero que sólo Michael Jackson y Madonna eran los privilegiados que podían obtener mucho dinero gracias a su pasatiempo.

Pero como los años no vienen solos y a veces traen cosas fabulosas ahora comprendo muy bien que sí se puede hacer dinero y vivir de hacer algo que te guste. Pero para llegar a entender eso en su totalidad primero tuve que leer mucho sobre pensamiento positivo, sobre La Ley de la Atracción, sobre éxito y sobre libre empresa. Este cambio de mentalidad no me llegó de la noche a la mañana pero me gustaría que mis lectores pudieran descubrir, por medio de mis artículos y los artículos de mis colaboradores esa fórmula mágica.

Llega un momento en que algo hace clic en tu cabeza y has dado el paso que te pone del otro lado.

Ahora pienso, por ejemplo, que 10 años de trabajo duro y convencional pueden fácilmente equivaler a mucho menos de trabajar de manera independiente en lo que te gusta, siempre y cuando tengas una perspectiva clara de lo que quieres lograr y cómo esperas lograrlo. Para variar, esto último lo aprendí de Napoleon Hill: tener un objetivo específico, trazar un plan para llevar a cabo y finalmente, alcanzar ese objetivo. Nunca estaré suficientemente agradecida con él.

Digamos que no hay otra forma de hacer dinero honradamente que trabajando. Estamos de acuerdo hasta aquí. Lo que pasa es que la connotación que tiene popularmente la palabra trabajar (no hablemos ya de “trabajar duro”) no es muy agradable, al menos para mí, por eso decidí darle mi propia impronta y extrapolarla a mi caso particular, desde entonces pienso en el trabajo como esa magnífica oportunidad que tenemos de hacer dinero, crecer y alcanzar el éxito.

Espero que cuando hable de trabajo en mis textos entiendan la diferencia radical que hay entre entre trabajar duro y trabajar haciendo lo que te gusta. No hay punto de comparación. Ambas son trabajo pero son tan diferentes que hasta llegan a ser opuestas.

Si quieres descubrir qué es aquello que harías sin pensar que estás trabajando, pregúntate qué cosas te apasionan o qué cosas disfrutas hacer, qué es aquello que haces con verdadero placer, esas actividades que cuando las haces el tiempo vuela, cuando las hayas determinado pregúntate: si pudieras vivir de esto ¿lo llamaría trabajo? ¿Verdad que no queda bien?

Siempre hay una manera de combinar con éxito aquello que te gusta con el trabajo y el dinero, la única manera de que no lo haya es si tu piensas que no la hay. Como dijo alguna vez Henry Ford, “tanto si piensas que puedes tener éxito, como si piensas que no, de todas maneras tiene razón”. Es todo cuestión de mentalidad.

Te deseo éxito y prosperidad

Eliana EL

www.creaturealidad.com

About The Author

Eli Escobar Luján

Ayudo a personas y emprendedores de habla hispana desde el año 2007 a comprender y aplicar la Ley de la Atracción con resultados combinando herramientas de Programación Neurolingüística con técnicas de Atracción que yo misma he diseñado e implementado con mis clientes exitosamente.

Comenta con Facebook

Leave A Response

* Denotes Required Field