Ocho errores comunes en el logro de objetivos personales (post invitado)

Todos los seres humanos tenemos aspiraciones, sueños, ilusiones, que tratamos de alcanzar a través de unos objetivos marcados. El problema es que no siempre que lo intentamos, llegamos a la meta como triunfadores. Cometemos una serie de fallos que nos impiden llegar donde queremos y hoy vamos a intentar descubrir cuáles son.

Por ejemplo, cuando nos proponemos adelgazar, dejar de fumar, rendir más en el trabajo y vemos que no llegamos a la meta que queremos, nos desmotivamos, y creemos que no somos capaces de hacerlo. ¿Te has sentido así alguna vez?

A pesar de que nos echemos la culpa y creamos que no tenemos las capacidades y habilidades para lograrlo, lo cierto es que no tiene nada que ver con eso, sino con la forma en que hemos creado esos objetivos.

Los objetivos son importantes en nuestra vida personal y profesional porque nos marcan el sentido de nuestra vida. En el momento en el que no sepamos por qué estamos dedicando nuestro tiempo y esfuerzo a algo, estaremos sintiendo que estamos perdiendo el tiempo.
Trabajamos porque queremos avanzar, superarnos, pero sin una guía o itinerario que nos indique hacia dónde ir o qué camino escoger, será imposible.

Estos son los errores más habituales que cometemos a la hora de fijarnos objetivos:

1. No establecer objetivos concretos

Todos los empresarios exitosos, antes de lanzarse a la aventura empresarial, tienen muy claro qué meta conseguir. Pero antes de rozar el éxito, tuvieron que marcarse unos objetivos concretos previos que les ayudara a subir al siguiente escalón.
Tener claro que quieres iniciar un negocio no será suficiente para tener éxito, deberás saber qué negocio específico montar, qué productos vender, si la tienda es física o vas a crear una tienda virtual, etc.

Además, para cada objetivo concreto deberemos establecer una fecha para cumplirlo (objetivos medibles) que nos empuje a actuar y a seguir fijándonos objetivos cada vez más grandes.

2. No fijarse fechas

Si no sabes cómo medir tus objetivos, cómo vas a llegar hasta el final. Sería importante tomar consciencia sobre en qué punto del camino te encuentras. Algunas preguntas que te pueden ayudar a orientarte son: qué pasos tengo que hacer para conseguir esto, qué necesito saber, qué recursos son necesarios o en qué fecha debo cumplirlo.

3. No tener una motivación grande

Es necesario tener una motivación grande y de peso para no rendirte a la primera de cambio. Al principio, la ilusión y las ganas de empezar algo son enormes, pero cuando pasa el tiempo y no ves resultados a corto plazo, esa emoción se desvanece y empieza a caer en saco roto.
La solución a esto es que cuando te fijes una meta, te preguntes qué significado tiene en tu vida y por qué es importante para ti.
Por ejemplo, si tu objetivo es adelgazar, habrá una razón personal por la que quieras hacerlo: sentirte mejor contigo mismo, más guapo, más seguro, mejor autoestima, etc.

4. Procrastinación

¿Eres de los que siempre pospones tus tareas para otro momento? Ya sea por miedo, por pereza o porque estamos inseguros, dejamos las tareas para más tarde.
Pero, ¿al final las haces? Si no das el primero paso, nunca conseguirás alcanzarlas.

5. No asumir parte de culpa

Por muy perfeccionista que seas y hayas planificado tu camino, es normal que surjan imprevistos y obstáculos que superar.

Ante la presión y el estrés, en muchos casos, reaccionamos echando la culpa a otros y sin aceptar que nos hemos equivocado.

En el momento que te haces responsables de tus éxitos y también de tus fracasos, entonces tomarás el control de la situación y empezarás a buscar otras vías de solución efectivas. Te darás cuenta que no solo hay un camino y que todo tiene solución.

6. No identificar las relaciones tóxicas

Te encontrarás con gente buena y otra que querrá hundirte y pisotearte, ya sea por envidia o porque les guste hacer daño. Es tu tarea identificar a estas personas y alejarlas lo máximo de tu vida.
No dejes que te manipulen y piensa que tú eres el que tiene el poder para tomar la decisión, nadie más. No te dejes influenciar por lo que puedan opinar y haz lo que desees en todo momento.

7. Fijarse demasiados objetivos a la vez

Es recomendable acostumbrarnos un tiempo al nuevo hábito para pasar al siguiente. Cuando vivimos una mejora en nuestra vida, eso implica un cambio y nuestra mente necesita un periodo de adaptación. Será más fácil uno a uno y no mezclar hábitos diferentes de golpe.

8. Ser negativo

Si tienes una actitud negativa y pesimista incluso antes de intentarlo, no lo conseguirás. La mente es un arma de doble filo. Si eres positivo y hay imprevistos, te esforzarás en encontrar soluciones porque crees que las hay. En cambio, si tienes una actitud negativa y fracasas, serás lo que esperabas y eso te hará rendirte sin más.

Asimismo, una persona positiva es más feliz y está más motivada a conseguir sus objetivos, aprender por el camino y disfrutar de él aunque haya adversidades.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

About The Author

Eli Escobar Luján

Ayudo a personas y emprendedores de habla hispana desde el año 2007 a comprender y aplicar la Ley de la Atracción con resultados combinando herramientas de Programación Neurolingüística con técnicas de Atracción que yo misma he diseñado e implementado con mis clientes exitosamente.

Comenta con Facebook

1 Comment

  • Zenaida

    Reply Reply 3 agosto 2016

    Muchas gracias Eli por esos consejos tan alentadores, tienes toda la razón en todo lo que escribes hay que tener una AMP.
    Estaba buscando en uno de tus articulos acerca de cómo crear e incluirse en un grupo exitoso de amigos o conocidos para contagiarse de esa cualidad, no sabia como decirselo a mi hija que va ha regresar a Los Angeles a hacer su maestría, a conocido gente muy comformista y tengo miedo de esa negatividad además le gusta fumar.

    Me puedes reenviar ese artículo, o me puedes sugerir como le aconsejo?

    Gracias de antemano por tu respuesta. Me has ayudado mucho personalmente con tus artículos, bendiciones.

    Zenaida Barrenechea

Leave A Response

* Denotes Required Field