Netflix y Por qué Dejé de ver Televisión


Dejé de ver televisión por Netflix.  Pero no es tan simple 🙂

Te cuento:

Cuando tuve mi hijo, en el año 2004, comenzó mi declive progresivo en las horas que pasaba frente al televisor, que eran bastantes.  Por alguna razón me propuse que el niño no viera televisión hasta por lo menos sus tres años de edad, así que eso implicaba que yo tampoco viera televisión pues siempre he sido mamá de tiempo completo. No es que no quisiera ver televisión en esa época, lo que pasaba era que terminaba el día tan exhausta que lo único que quería era dormir o estar en la cama leyendo algo ligero.

En el año 2007 cuando fundé CreaTuRealidad.com ya tenía un poco más de tiempo para ver televisión pero para ese entonces mi enfoque estaba puesto en sacar adelante mi portal. Mi hijo ya tenía tres años y un patrón de sueño más o menos predecible, entonces cuando él se dormía repartía mi tiempo entre ver mis programas favoritos de esa época: American Idol y CSI Las Vegas y en leer cantidades gigantes de información sobre marketing en Internet. Leí muchas copias piratas de libros digitales sobre Marketing, compré muchos otros programas a Álvaro Mendoza y Roberto Cerrada y a  márketers en inglés como Alex Mandossian y Mike Filsaime, entre otros.   Se me hacía natural formarme en Márketing online para poder, al menos, evitar algunos errores que al día de hoy veo que muchos emprendedores online aun cometen como por ejemplo no contratar un servicio para gestionar e-mail marketing, el que yo uso hace ya ocho año es Getresponse y por supuesto lo recomiendo bastante.

Bien, volviendo al tema de la TV,  ya por esa época tenía claro que ver noticieros era una mala idea porque los informativos de TV usan uno de los más grandes motivadores del ser humano para generar audiencia: el miedo y yo estaba en proceso de comenzar a alimentar mi mente con información que me enriqueciera y no que me dejara un mal sabor de boca.

¿Entonces por qué veía CSI? ¡Porque me encantaba! No lo puedo negar, era un momento del día que esperaba con ansias, lo disfrutaba mucho y al final de cada capítulo sabía que era todo ficción.  Si miro hacia atrás, puedo decir que de CSI aprendí que no importa qué tan enredado parezca un asunto, siempre se puede resolver y también aprendí que las apariencias engañan y que nunca puedes estar totalmente seguro de algo sobre alguien a menos que tengas … evidencia. No todo es sangre e intriga en CSI y para ser sincera es fácil sacarle el lado bueno, especialmente cuando es ficción. Tal como me lo enseñó la PNL, pude hacer un exitoso reenduadre.

Hace años que no veo CSI;  primero, tomé esa decisión por mi hijo y además porque ya no lo disfrutaría. Tampoco veo American Idol ni sé si lo siguen transmitiendo, eso si, tengo un reality “nuevo” que me atrapó por completo, lástima que ya terminé de ver las temporadas que tiene Netflix disponibles; pronto les voy a contar sobre ese programa y todo lo que he aprendido de él, de sus concursantes y del anfitrión.

Desde hace unos cuatro o cinco años para acá mis programas de televisión eran Big Bang Theory, El Precio de la Historia y Quién da Más y los combinaba poco a poco con películas y documentales de Netflix. Las series de tv las veía con mi hijo y por años disfrutamos mucho de cada capítulo. Hay muchas lecciones para aprender de los tres programas sin hablar de las risas que nos provocaban Sheldon Cooper, Leonard Hofstadter, Rajes Koothrappali y Penny.  Las películas de Netflix las disfrutaba con mi esposo y los documentales yo sola y a veces con mi hijo.

Poco a poco Netflix colonizó mi tiempo libre y finalmente, desde hace aproximadamente un año y medio no veo televisión y Netflix es todo lo que veo cuando prendo el TV. No recuerdo cuándo dejé de ver Big Bang Theory, es muy raro porque hasta donde recuerdo no me perdía ningún capítulo; no sé qué ha pasado con el romance entre Leonard y Penny y puedo vivir con la intriga 

netflix

Hoy por hoy veo entre cinco y seis películas o documentales a la semana en Netflix y voy a cine con mi esposo todos los sábados. El cine es una de mis actividades favoritas, literalmente me relaja, me hace sentir bien y con el tiempo he ido aprendiendo de forma intuitiva a sacar las enseñanzas y aprendizajes en cada película.

Cuando veo un personaje fuerte yo lo modelo, aprendo de su postura corporal, sus predicados, la forma como se comunica.  Cuando veo un personaje tomando decisiones vitales eso me da pistas sobre qué puedo yo emular y adoptar para mi. Veo Ley de la Atracción, PNL e inteligencia emocional en cada película y documental, veo anclas, reencuadres, visualización, metas, objetivos, rapport, influencia, persuasión, habilidades del leguaje, zona de confort ¡y cientos de conceptos más! Por eso tengo en mi canal de Youtube una lista de reproducción sólo para compartir conceptos de PNL que encuentro en películas, tengo una fila enorme de videos para grabar en esa lista y por ahora, poco tiempo!

Aprendo muchas lecciones de vida gracias al cine y Netflix es con seguridad una de las mejores cosas que Internet ha traído a mi vida.

Entonces, resumiendo ¿por qué dejé de ver televisión? Porque ninguna serie ni programa de televisión es mejor que una película o documental que me guste. Porque aun cuando encuentre una buena película en TV no la voy a ver a mi ritmo como en Netflix, mejor dicho: Netflix llena todas mis expectativas en cuanto al smart tv se refiere.

¿Y qué hay de ti? ¿Ves mucha o poca televisión? ¿Tienes Netflix? ¿Te gusta? Déjame tu opinión y gracias por suscribirte a mi canal en Youtube  シ

 

About The Author

Eli Escobar Luján

Ayudo a personas y emprendedores de habla hispana desde el año 2007 a comprender y aplicar la Ley de la Atracción con resultados combinando herramientas de Programación Neurolingüística con técnicas de Atracción que yo misma he diseñado e implementado con mis clientes exitosamente.

Comenta con Facebook

1 Comment

  • Carol

    Reply Reply 17 noviembre 2015

    Hummm pues yo por el momento tanta TV no puedo ver, tengo a mis peques muy peques y no me dejan concentrarme en un programa completo jajaja, ahora con Valentina veo ciertas películas para su edad y le voy diciendo a ella las enseñanzas que puedan aplicar a su edad, varias las vemos en Netflix. La ultima en el cine fue El Principito, me encantó y a mi niña también, yo lloré (pero confieso que no soy parámetro pues soy algo llorona en eso de las pelis jajaja)
    En cuanto a caricaturas las escojo, no todas me parece que son buenas para ella, ni que pase mucho tiempo frente a la pantalla.
    Cuando se duermen y puedo ver algo me encanta ver los programas de moda, esos donde se transforman las mujeres de mal vestidas a muy guapas, me relaja al máximo y veo la capacidad de cambio de tanta gente en algo que parece tan poca cosa como la ropa y el maquillaje 🙂

Leave A Response

* Denotes Required Field