La zona cómoda, el miedo al cambio

Siguiendo con el tema que mencioné en la entrada anterior sobre la zona cómoda y lo peligrosa que es para nuestro crecimiento personal y nuestro camino hacia la verdadera prosperidad quiero traer a colación una ampliación ya que en la anterior me quedé corta.
Abandonar la zona cómoda significa estar dispuesto a cambiar y el cambio es algo para lo que muchas personas no están preparadas, de hecho el cambio asusta y esa es la razón por la que preferimos la zona cómoda, porque nos brinda seguridad, calor, sensación de cobijo y el cambio exige entrar a pisar terrenos que no conocemos, que pueden ser pantanosos, pedregosos, empinados o lo que sea y eso causa temor y rechazo.

Un ejemplo puede ser este:

Odias tu trabajo y está claro que no lo puedes dejar porque dependes de él, es tu único sustento y seguramente el de tu familia, pero al mismo tiempo sabes que hay *algo*, que siempre quisiste hacer y jamás intentaste. Ahora te enfrentas con la tentación de comenzar ese *algo* en tus ratos libres y eso implica menos tiempo de distensión, un poco de temor a varias cosas: el riesgo, el qué dirán las amistades, la competencia, la inversión aunque sea poca, etc. A la vez sabes que si trabajas con diligencia en pocos meses o en un par de años podrás vivir sólo de ese *algo* y dejar tu trabajo actual, pero una vez más el temor al cambio y el amor tramposo a tu zona cómoda te frenan.

Este ejemplo corresponde a un panorama amplio, pero tu zona cómoda siempre estará respirándote en el hombro aun cuando hayas decidido por fin lanzarte al agua. Maneras en que se manifiesta tu zona cómoda, o mejor ocasiones en las cuales hace su aparición:

Debes hacer una llamada telefónica que te cuesta, por tratarse de una persona que no conoces, es influyente y eso te atemoriza o lo que sea…

Tienes que luchar por un ascenso en tu trabajo y eso implica demostrar que eres capaz de tenerlo, o sea: responsabilidades más grandes y más exposición.

-Sabes que tienes que bajar de peso, hacer una dieta, comenzar de una vez por todas con un estilo de vida saludable. Eso implica cambiar costumbres arraigadas por años, dejar de asistir a ciertos lugares, dejar la inercia de comprar ciertas cosas, salir a caminar, hacer ejercicio cuando en casa te sientes tan cómodo y feliz haciendo zapping, tirado en el sofá, viendo telenovelas, etc.

-Sabes que tienes que dar fin a una relación de pareja… pero eso implica un cambio radical de costumbres, rutinas, implica una decisión poco placentera como pocas en la vida, implica un momento emocional que no resistes ni pensarlo, implica en otras palabras salir de tu zona cómoda.

Sabes que deberías dejar una amistad porque no está en consonancia con tus metas, con tu energía, con tu plan de crecimiento personal, te frena el qué dirán, te da lástima o pesar de esa persona, no sabes cómo decírselo, te acostumbraste a su compañía, te sirve tenerlo como amigo por X razón… total: es más sencillo quedarte en tu zona cómoda.

Estos son sólo algunos ejemplos, todos en nuestras vidas tendremos siempre ese susurro constante que nos invita -como un diablito en el hombro- a no arriesgarnos, ¿para qué salir al ruedo si se está tan a gusto en nuestro refugio? 😉

About The Author

Eli Escobar Luján

Ayudo a personas y emprendedores de habla hispana desde el año 2007 a comprender y aplicar la Ley de la Atracción con resultados combinando herramientas de Programación Neurolingüística con técnicas de Atracción que yo misma he diseñado e implementado con mis clientes exitosamente.

Comenta con Facebook

2 Comments

  • Lila

    Reply Reply 16 mayo 2009

    Recuerdo cuando terminé con una pareja hace años, sentí mucho miedo de sentirme sola, de arrepentirme y seguía dándole cuerda a algo que no había caso, apenas terminé con él no sentí nada de eso, al contrario, estaba demasiado feliz, fue como quitarse un tumor (perdonen la expresión), aunque a los días sufrí eso tan indeseable de sentirme mal, sola… pero el tiempo se hizo cargo de sanar mis heridas y no me arrepiento.

  • Walter

    Reply Reply 12 agosto 2014

    Es verdad amiga a mi me costo salir de mi zona cómoda que fue mi discapacidad y aun así como decís vos esta siempre ese diablo que te susurra al oído

Leave A Response

* Denotes Required Field