Tres pasos para manifestar tu vida ideal

Durante las pasadas semanas he recibido docenas de mensajes con todo tipo de promesas para mejorar mi vida. Todos prometen una variedad de beneficios tales como hacerse rico, conocer el amor de mi vida, buena salud, etc.

. La realidad es que no hay nada nuevo bajo el sol. Místicos de todas las épocas han enunciado por años los principios para manifestar realidad. Los mismos principios existían en la era de Sócrates y han existido mucho antes de que se establecieran todas las religiones que conocemos hoy.

Sin importar que se trate de dinero, amor, salud, o cualquier otra cosa, los principios son los mismos. En términos místicos La Ley de la Atracción dice específicamente que atraes a tu vida aquellas experiencias que estén alineadas con tus creencias. En palabras de la física cuántica, el observador afecta aquello que está observando. Como tú eres el observador, eres tú mismo quien afecta tu vida. Eso es, eres tú mismo quien crea tu realidad.

Creas tus experiencias a través de tus creencias dominantes aun si éstas son conscientes o inconscientes. Si no eres consciente de tus creencias entonces deberías convertirlas en conscientes. Como dijo Carl Jung, “Mientras no hagas consciente lo inconsciente, el inconsciente tomará el control de tu vida y tú llamarás a eso destino”

Antes de manifestar tu vida ideal, debes saber claramente lo que quieres. Examina tu deseo desde una perspectiva mística. ¿Debe ser algo que beneficie a mucha gente o un deseo puramente egoísta? Si pretendes alcanzar tu objetivo a expensas de alguien, habrá siempre un precio que pagar en el futuro. Si tu deseo suena egoísta, replatéatelo para que sea por el beneficio de todos.

Una vez que has aclarado exactamente lo que deseas, entonces tienes tres pasos a seguir para su manifestación:

Paso uno: Visualiza exactamente lo que deseas, cinco minutos cada día. Digamos que tu deseo es viajar a Paris. Puedes visualizar la Torre Eiffel. ¿Por qué cinco minutos? Más de cinco minutos tu mente se distraerá en otras cosas. Menos de cinco minutos y no vas a alcanzar a alinearte con tu deseo.

Paso dos: Ponte a ti mismo en tu visualización, don detalle y emoción. Si no te ves a ti mismo en tu deseo, el universo manifestará tu deseo pero no en la forma en que tú esperas; probablemente recibirás una postal desde Paris con una vista de la Torre Eiffel. Para evitar esos malentendidos, imagínate en tu visualización y hazlo con todo detalle.

No olvides involucrar emoción. ¿Estás disfrutando? ¿Sientes el regocijo de estar visitando un nuevo país? Entre más realista sea tu visión, mejor.

Paso tres: Importante, en este momento enfócate sólo en el resultado. No te preocupes en el cómo. No puedes imaginar de ninguna manera la cantidad de formas como se puede manifestar tu meta, así que no te limites a ti mismo pensando en las maneras más obvias de llegar a tu meta. Deja que el universo se preocupe de los detalles.

Cuando hecho tu meditación de cinco minutos, lánzalo al universo. Ocúpate de algo diferente una vez que hayas completado tu meditación.

Ahora, estás listo. Pero quiero hacerte una pequeña advertencia. Esta es una técnica efectiva, así que ten presente el viejo dicho “Ten cuidado con lo que deseas, puedes obtenerlo”

Ahora estás listo para comenzar; pero primero, una corta nota de advertencia. Esta es una herramienta muy poderosa, recuerda siempre el viejo dicho “ten cuidado con lo que deseas porque puedes conseguirlo”.

Por ejemplo una conocida mía estaba comentando lo afortunada que era un conocido suyo que había recibido un pago 100 mil dólares por concepto de daños corporales sufridos. En menos de dos semanas mi amiga se vio envuelta en un accidente de tráfico moderadamente serio que la dejó con daños permanente en la espalda y un pago de 50 mil dólares por daños. ¿Valió la pena? No lo creo

Para asegurarte de no manifestar algo similar. Recomiendo cerrar cada meditación diciendo “Si esto complace a Dios, entonces que sea” o “Si esto es por mi bien, entonces que sea”. Esta es una forma de protegerte que te evitará dolores de cabeza innecesarios.

Por último, no creas que por estar visualizando no tienes que hacer nada en el mundo físico. Por ejemplo si estás buscando tu pareja no puedes estar sentado dentro visualizando tu alma gemela, necesitas salir y estar alerta a las oportunidades que el universo te presenta.

La Ley de la Atracción es el principio básico que funciona aquí. Si no estás manifestando lo que deseas hay dos opciones, o bien no tienes una idea muy clara de lo que quieres o no tienes conciencia de alguna creencia tuya, probablemente inconsciente que está contradiciendo tu deseo consciente.

Entonces, ¡manifiesta tus deseos de una manera mística!

Edwin Harkness Espina, www.mysticwarrior.us

Traducción al español, www.creaturealidad.com

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.