Superando metas día a día.

Si tuviese que definir mi vida diría que ha habido y está habiendo un antes y un después de conocer tanto “El Secreto” como la Ley de la Atracción.

. Aunque mi vida no era mala si que me he dado cuenta de que le faltaba algo: un poco más de confianza en mí misma para lograr todas esas metas, tanto pequeñas como grandes, que me gusta proponerme día a día. O lo que es lo mismo: un cambio radical de actitud.

Siempre he sido una persona segura pero con una autoconfianza bastante variable: igual la tenía muy elevada que por los suelos. Lo que me ha aportado tanto “El Secreto” como la Ley de la Atracción ha sido una estabilidad que cada vez se está haciendo más fuerte. Los posibles altibajos en mi confianza se dan pero estoy notando que no son ni tan fuertes ni tan extensos en el tiempo como antes. Ahora saco fuerzas más rápido, fuerzas que me ayudan a eliminar dicha sensación y a sustituirla por lo que realmente quiero: seguridad, confianza, templanza y armonía.

Esta nueva actitud es lo que me está permitiendo conseguir más fácilmente esas pequeñas grandes metas que me propongo a diario. Me resulta mucho más sencillo pues tengo esa plena confianza en mí misma. Un sentimiento que hace mucho más que lo que pudiese pensarse.

Vivir en un estado de positividad influye mucho. Enfocas y te enfrentas a la vida diaria con nuevas energías. Notas como tu vida fluye de una forma que nunca antes habías sentido y es una sensación no sólo placentera sino enriquecedora ya que, de una forma u otra, estás conociéndote a ti mismo/a y me agrada.

Reconozco que este cambio tampoco se da de la noche a la mañana sino que sigue y tiene su proceso. Tanto la Ley de la Atracción como las enseñanzas que nos da “El Secreto”, no obran por arte de magia sino que siguen su senda, sus diferentes etapas en las cuáles tú intervienes ayudando al Universo con tu cambio de actitud porque no basta con pedir y sentarse a esperar, el Universo precisa de un cambio en ti para poder obrar. Si eres una persona muy negativa y le pides que te conceda, por ejemplo, mil euros si continúas pensando que tienes mala suerte, que nada te sale bien, que no mereces tal cantidad etc. el Universo no va a ayudarte porque entiende que no deseas tal cosa.

Cuando le pides algo al Universo, es una nueva etapa la que inicias la cuál, como nuevo camino, has de recorrer dando pasos que bien pueden ser de gigante o de pulguita (según las circunstancias del momento) pero pasos al fin de al cabo que se van haciendo más firmes y seguros a medida que pasan los días y vas sintiendo todas estas transformaciones dentro de ti. Inicias, como dijo Confucio, un camino y éste se hace andando, dando pasos. Cada uno que das, es un avance. Pasos que surgen de tu interior, que son un reflejo de ti mismo y que corresponden con dicho cambio y que son los que van logrando cada una de las metas que te has propuesto.

Metas que te llenan de satisfacción, que te hacen ir a la cama con una sonrisa de agradecimiento en el rostro y con el sentimiento y la convicción de que estás logrando tus sueños, que te sientes cada vez, cada minuto más fuerte, feliz y especial.

 

Ysabel para www.creaturealidad.com

 

.


Reproducción sólo con créditos completos y vínculos activos.


 

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.