Somos individuales y partes de un todo

No abrimos nuestros corazones a los demás como somos capaces de abrir una puerta, nada es tan simple en el ámbito de las emociones humanas, sin embargo, hermanados como estamos y viviendo en el mismo recipiente universal, debemos lograr un control de nuestras sensaciones, sentimientos y emociones para que trabajen a nuestro favor, de acuerdo a las Leyes fundamentales del Universo, logrando cumplir con nuestros deseos y no amoldándose a cambios de humor frecuentes que nos afectan de forma biológica.

crecimiento personal. Nuestra biología interna nos impulsa por caminos inesperados de sensaciones y emociones incontrolables, no tenemos el poder de manejar nuestros sentidos ni la información que por ellos nos llega, tampoco podemos manejar nuestras hormonas y los mandatos naturales programados hace milenios para la conservación de la especie.

Sin embargo está en nosotros la capacidad latente de la creación, la elección de opciones y el libre albedrío, es por ello que podemos tratar de manejar estas emociones emergentes por medio de diferentes técnicas, tales como la meditación, la concentración, el poder de las palabras, la programación neurolingüística, las afirmaciones y muchos otros procedimientos y técnicas que nos ayudarán en la consecución de nuestro camino elegido y el cumplimiento de las  metas anheladas.

El Universo es nuestro cuenco y en él vivimos, sin embargo muchas veces sin conectarnos con nuestros semejantes, lo cual nos hace infelices y dificulta la concreción de metas que de otra forma serían realizaciones naturales guiadas y comprendidas por las Leyes Fundamentales del Universo, como la Ley de atracción.

La Ley de atracción funciona para ti desde siempre cumpliendo tus deseos o palabras repetidas, pero también trabaja  sobre el conjunto, ya que eso somos: animales gregarios, sociales, formando una cultura, una sociedad.

Las leyes Fundamentales del Universo se manejan con conjuntos de deseos no con individualidades, conjuntos de energías y pedidos comunes a muchas personas.

Es por ello que siempre se recomienda que tu fin último beneficie a muchos, y que el pedido de muchos pueda ser cumplido con más facilidad que el pedido individual o egoísta.

Sin embargo, no abrimos nuestros corazones a los demás fácilmente, no sabemos relacionarnos con otros, cometemos errores en nuestras relaciones con frecuencia y tendemos a pensar en nuestro fin particular en lugar de generar pensamientos más grandes, con fines proyectados hacia todos y beneficios para muchos.

Aunar energías y pedidos, como las cadenas de oraciones, fructifican con mayor prontitud en energía positiva para todos, metas grupales cumplidas y en general, se beneficia más gente con más facilidad.

Trata de formar grupos de pedidos, generando metas comunes que beneficien a muchos, y al trabajar con positivismo y menor egoísmo, el Universo escuchará mejor este pedido universal de mejoras, éxitos y abundancia.

Este es un excelente ejercicio para lograr que la Ley de Atracción funcione con prontitud, aumentando las posibilidades de éxito sin descuidar el individualismo.

Formando grupos, difundiendo técnicas, trabajando en forma grupal las afirmaciones, también logramos una práctica de habilidades que sería como ensayar una coreografía hasta aprenderla, y es un buen método de cambiar el pensamiento inconsciente, para manejar nuestras reacciones automáticas, cambiando respuestas y formas de pensar.

Para que la Ley de Atracción funcione para ti de la forma en que tu quieres, recurre técnicas grupales y a pedidos conjuntos, es una buena forma de empezar y acostumbrarse a utilizar tu energía creadora.

Creaturealidad.com Favor no reproducir. Gracias

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.