Sé tu propio coach, autoanaliza tus rutinas

En tu día a día debe haber tareas que no te gusta realizar, malos hábitos que te hacen perder tiempo valioso, actividades que te estancan o te ponen de mal humor…

 

 

coaching  Sabemos, somos conscientes, de que no todo en la vida puede ser diversión, nos lo han enseñado desde niños, y el mundo cristiano, además, hace mucho honor al sacrificio, si no te sacrificas no eres una persona de bien, nos enseñan…

  Sin embargo es posible ser exitosos y poseer una vida feliz realizando actividades que amamos.

Si esta no es tu situación y te enojas cada día por motivos oscuros, analiza tus actividades y confróntalas con la ganancia que sacas de ello. Con estos simples pasos aprenderás a ser tu propio coach y lider de tu vida analizando tus rutinas, comportamientos y motivaciones.

 

·        ¿Realizas un trabajo que te enorgullece?

·        ¿Lo pasa muy bien trabajando?

·        ¿Tienes el espacio necesario para desarrollarlo cómodamente?

·        ¿Cuántas veces a la semana realizas una actividad que te brinde placer?

 

Realiza una lista de las tareas obligatorias diarias que debes realizar, otra de las tareas placenteras útiles que te gustaría y que piensas que, sirven para progresar o para vivir mejor, y otra lista con las tareas placenteras sin fines prácticos que te gustaría realizar por el simple placer de hacerlo.

 

1.      Entre las tareas obligatorias trata de determinar prioridades y deshacerte de algunas, ya sea derivándolas o anulándolas de alguna forma.

 

2.      Inserta las tareas placenteras útiles en tu vida cotidiana y confirma cuán necesarias eran y cuánto placer te aportan.

 

3.      Inserta las tareas placenteras sin finalidad aparente en tu semana y disfruta de ellas, evaluando si ese día fue mejor que los otros y si de esa actividad sacaste energía para cumplir mejor las tareas obligatorias.

 

Trata de evaluar estos cambios y consigue:

 

·        Aumentar la felicidad de las tareas obligatorias.

·        Convertir las tareas placenteras útiles en necesarias o remunerativas.

·        Convertir las tareas placenteras sin finalidad en fuentes de energía positiva que te haga ver el día con mayor optimismo y satisfacción personal.

Un buen coach sabe encontrar la motivaciones de su cliente para unirlas a sus objetivos, de esta manera las tareas se hacen más placenteras y el día se hace más productivo.

Aprender a reconocer cuál es el camino en la vida es tarea fácil para algunos y para otros no lo es tanto, organizar la vida de manera que no sea un sacrificio cotidiano sino un placer de actividades compartidas, necesarias para el crecimiento y, a la vez, poder lograr las metas y objetivos que te has trazado en tu vida, es una tarea digna del esfuerzo que implica.

 

Para atraer oportunidades es necesario que aprendas a ver qué es lo que deseas sinceramente, para así poder reconocer tus oportunidades cuando el Universo te las ponga enfrente… pero hallar el camino de la vida no significa sentarse a esperar oportunidades:

 

Modifica tu día a día para ser más feliz en la jornada y el cambio generará cambios mayores positivos con opciones diarias cada vez mejores para ir rectificando el rumbo de tu vida a tu gusto y placer.

 

Ser exitosos en la vida no necesita ser un camino fácil pero si puede ser un camino feliz.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.