Reflexiones nuevas y evolución personal

Los pensamientos nos conducen a través de la vida ya que de ellos nos valemos para tomar decisiones, elegir las acciones que realizamos, las palabras que decimos, la pareja que buscamos, el trabajo que tomamos, etc. Y de estas decisiones depende nuestra particular evolución personal.

 

crecimiento personal . Un pensamiento rígido no nos permite el beneficio del cambio ni la evolución de las ideas.

 

El logro de un pensamiento original y flexible nos posibilita a adaptarnos a las contingencias que presente la ida, nos permite soñar y trabajar en la consecución de nuestros sueños.

 

Así como las manos llevan dentro de si y de su accionar el secreto de la evolución del pensamiento, sabemos que nuevas acciones conllevan reflexiones nuevas.

 

En la época de las cavernas, los hombres experimentaban con piedras y palos para lograr mejores armas de caza ya que de ello dependía la supervivencia de la especie, las habilidades manuales fueron progresando y generaron nuevas rutas de pensamiento, nuevas conexiones cerebrales que hicieron crecer, generación tras generación el cerebro y su calidad y cantidad de pensamientos.

 

 La evolución personal era importante entonces, pero mucho más importante la evolución del grupo y el trabajo conjunto.

 

Las manos son la cuna de la inteligencia, y la física cuántica nos brindó la posibilidad de pensamiento cuántico, de pensamiento adaptativo, cambiante, flexible…

Este pensamiento cuántico es el que atisba posibilidades, que mira al futuro y a posibles y diferentes futuros, ese pensamiento del que surge el libre albedrío y que nos caracteriza como especie.

 

De ahí que surge la certeza de que:

 

Nuevas acciones conllevan la semilla de reflexiones nuevas.

 

Por ejemplo, cuando siendo niño te enseñan un idioma nuevo tu cerebro realiza asociaciones nuevas, diferentes rutas cerebrales para lograr los sonidos necesarios para pronunciar el nuevo idioma.

Si intentas aprender ese mismo idioma ya siendo adulto te costará más, porque las rutas se terminan de construir al finalizar la adolescencia, y el cerebro pierde flexibilidad, se puede, pero cuesta más.

 

De igual manera, todo aprendizaje nuevo enriquece el resto de nuestras experiencias y conocimientos, logrando un cerebro con muchos caminos, senderos alternos, atajos y así, una mayor posibilidad de resolución de problemas y de pensamiento original.

 

Nuestra evolución personal no nace en el cerebro sino en la toma de decisiones que nos llevan a enriquecernos de experiencias y conocimientos, y en el deseo de hacer realidad nuestros sueños, generando al mismo tiempo una persona mejor.

 

Nutrir al cerebro de experiencias, conocimientos y actividades manuales durante la infancia asegura un ser humano más positivo y confiado de sus posibilidades, porque, en su interior, se reconoce como un ser versátil.

 

El pensamiento original nace a partir de acciones nuevas, cambios de conducta y la sana intención de moverse a través de una vida que evoluciona de forma constante y creativa.

 

Las acciones nuevas que generan caminos, posibilidades cuánticas y reflexiones nuevas, nos hacen evolucionar, enfocarnos en la resolución de atajos para lograr cumplir nuestros sueños y nos sumergen en una vida más rica, más positiva y con mayor confianza en nosotros mismos.

 

La evolución personal está en nuestras manos.

 .

Creaturealidad.com Favor no reproducir. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.