Razones “Nitty-Gritty”

¿No sería maravilloso estar motivado para alcanzar un logro tan alto como la benevolencia? Debo confesar, sin embargo, que en mis primeros años de lucha, mi motivación era mucho más pequeña. Mis motivos para el éxito eran más básicos.

.
De hecho, está dentro de la categoría de lo que yo denomino “razones nitty-gritty”. Una razón “nitty-gritty” es aquella que ninguno de nosotros puede tener – al mismo tiempo, cualquier día – y puede cambiar nuestras vidas. Déjeme contarle lo que me ocurrió…

 Poco antes de conocer al señor Shoaff, me encontraba descansando en casa cuando oí llamar a la puerta. Era un golpe tímido. Cuando abrí la puerta miré hacia abajo para ver un par de grandes ojos marrones que me miraban fijamente. Era una niña frágil de unos diez años. Me dijo, con todo el coraje y determinación que su corazoncito podía mostrar, que estaba vendiendo galletitas de Girl Scout. Me hizo una presentación magistral, varios sabores, un acuerdo especial, y sólo dos dólares por caja. ¿Quién podía rechazarlo? Finalmente, con una gran sonrisa y muy educadamente, me preguntó si quería comprársela. Y yo quería. ¡Oh, cuánto quería!

Excepto por algo. ¡No tenía dos dólares! Chico, ¡estaba avergonzado! Ya ven, era padre, había ido a la universidad, tenía un empleo remunerado, y sin embargo no tenía dos dólares.

 Naturalmente, no podía decírselo a la niña de los grandes ojos marrones. Así que hice lo mejor que podía. Le mentí. Dije, “gracias, pero ya he comprado galletitas de Girl Scout este año. Y aún me quedan muchas en casa.”

 Simplemente no era verdad. Pero era lo único que podía sacarme del apuro. Y lo conseguí. La niña me dijo, “está bien señor. Muchas gracias.” Y se marchó.

Me quedé mirándola durante lo que me pareció mucho tiempo. Finalmente, cerré la puerta tras de mí e, inclinado sobre ella, grité: “No quiero vivir así nunca más. Lo he pasado mal, he tenido que mentir. Nunca más me sentiré avergonzado por no llevar dinero en el bolsillo”. Aquel día me prometí a mí mismo ganar lo suficiente para tener siempre muchos dólares en el bolsillo.

 Esto es a lo que llamo razones “nitty-gritty”. Quizás no me haga ganar el premio al agradecimiento, pero fue lo suficiente como para que tuviera un efecto permanente durante el resto de mi vida.

 Mi historia de la niña de las galletitas de Girl Scout no tiene un final feliz. Algunos años después, cuando salía del banco tras hacer un considerable depósito y cruzaba la calle para llegar a mi coche, vi a dos niñas que estaban vendiendo dulces para alguna organización de chicas. Una de ellas se aproximó a mí, y me dijo, “Señor, ¿le gustaría comprar algunos dulces?”

 “Me gustaría”, respondí alegremente. “¿Qué clase de dulces tenéis?” “Son de almendra.” “Almendra. Es mi favorito. ¿Cuánto valen?” “Son sólo dos dólares” Dos dólares. ¡No podía ser! Estaba emocionado. “¿Cuántas cajas de dulces tienes” “ Tengo cinco.”

 Me dirigí a su amiga y le pregunté: “¿Y cuántas cajas te quedan a ti?” “Tengo cuatro.” “Serían nueve. Muy bien, me las llevaré todas.”Entonces, las dos niñas exclamaron a la vez, “¿de verdad?” “Claro,”dije. “Tengo algunos amigos que vendrán de visita luego”.

 Emocionadas, pusieron todas las cajas juntas. Metí la mano en mi bolsillo y saqué dieciocho dólares. Y cuando estaba a punto de irme, con las cajas bajo mi brazo, una de las niñas me miró y me dijo, “¡Señor, usted es realmente alguien!” ¡Qué cosa! ¿Puede imaginarse gastándose sólo dieciocho dólares y que alguien le diga a la cara “¡Usted es realmente alguien!”?

Ahora ya sabrá porqué siempre llevo un puñado de dólares en el bolsillo. Jamás dejaré pasar oportunidades como ésta.

 Y creo que todo fue el resultado de mi vergüenza, que correctamente canalizada, actuó como una poderosa motivación para ayudarme a alcanzar.

 ¿Qué hay sobre usted? ¿Qué motivos “nitty-gritty” están retándole y provocándole cambiar a mejor? Búsquelas, están ahí. Algunas veces puede tratarse de algo tan simple como una vendedora de galletitas de Girl Scout con grandes ojos marrones.

 

Para su éxito

Jim Rohn: www.jimrohn.com

Traducción al español: Patricia Romero Enamorado para www.creaturealidad.com

 

.


Puedes reproducir este artículo en tu web, sólo asegúrate de dar los créditos completos con vínculos activos.


This article was submitted by Jim Rohn, America’s Foremost Business Philosopher. To subscribe to the Free Jim Rohn Weekly E-zine go to www.jimrohn.com or send a blank email to \n \n subscribe@jimrohn.com This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it Copyright © 2007 Jim Rohn International. All rights reserved worldwide.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.