Pensamiento en Acción

¿Cuántas veces oímos que no se puede hacer esto, que no se puede hacer aquello, que es imposible, que nadie antes lo ha intentado y que por ende vamos a fracasar en el intento? La respuesta es probablemente, muchas veces.

. Sin embargo esto no significa que en realidad lo que se haya pensado hacer  sea imposible de lograr, simplemente indica que la mayoría de las personas con las cuales nos hemos relacionado en torno a este tema no creen que sea posible de lograr.

Lo que necesitamos es un cambio de pensamiento y de paradigma, si no en última instancia un cambio de relaciones personales que nos permitan y nos insten a crear en lugar de quedarnos siempre con lo mismo.

Lo más importante es rodearse de elementos que nos permitan dirigirnos hacia lo que queremos lograr. Así, si eres deportista y quieres batir una marca, concéntrate en estudiar a fondo  cada elemento que comprende la actividad que quieres practicar y perfeccionar. Analiza cada aspecto que te permita lograr la marca que quieres. Sin embargo compara tu progreso o cambios contigo mismo, no con los demás. La idea es centrarnos en nosotros mismos siempre y en nuestro poder personal.

Al rodearnos de los elementos que nos permiten estar más tiempo en contacto con aquello que buscamos, hacemos que nuestro pensamiento se encamine poco a poco hacia la meta establecida. Estos elementos de los cuales nos podemos rodear en realidad vienen en una infinita variedad de presentaciones tanto materiales como inmateriales, y pueden comprender inclusive grabaciones audio relacionadas con el tema, videos, ir a conferencias, hablar del tema con personas conocidas y que también compartan ese interés, comprar un libro del tema y leerlo, unirse a un grupo de discusión del tema, entrar a algún club o grupo donde se trabaje en esto.

El tiempo dedicado a estudiar cada aspecto relacionado con el objetivo permite despertar en nosotros una noción de insight que hace, que de un pensamiento que requiere de un procesamiento de información de  forma consciente, pasemos a un tipo de pensamiento que procesa la información de manera inconsciente. Es como aprender a montar bicicleta o a manejar: al principio debes hacer el esfuerzo de concentrarte para realizar cada paso  y luego con el paso del tiempo y la práctica, podremos dejar en manos de las facultades del cerebro que permiten la realización de acciones mecánicas, la actividad que emprendimos hace un tiempo. De esta misma manera pronto sabremos que pensamos en aquello que buscamos de manera automática y de forma constante.

Mientras más recursos invertimos en algo, más rápido habremos de lograrlo.

Por esta razón es indispensable separarse de aquellos elementos que nos bloquean el pensamiento para lograr la meta propuesta. Si tu círculo social no te permite desarrollarte como persona y lograr lo que buscas, es tiempo de reconocerlo y dar el siguiente paso. La propuesta no está encaminada a dejar de lado a aquellas personas que queremos y con las cuales hemos compartido incontables experiencias; la propuesta se dirige a evaluar el grado de bienestar que podemos lograr a mediano y largo plazo con estas actuales relaciones. Si tus amistades o familia no te permiten avanzar hacia la consecución de tus objetivos, pasa menos tiempo con ellos y entabla relaciones sanas con personas que sí te pueden colaborar y te pueden indicar la mejor manera de hacer lo que deseas. Como último tip de esta nota, recuerda que hay que ser selectivo con nuestras amistades; si no la llevamos bien con alguien, así sea la persona que más sabe en el mundo, no desperdiciemos nuestro tiempo con ellos, solo generaremos malas vibraciones pues la relación no es sana.

Invierte tu tiempo con gente que te inspire buena energía y éxito.

.

3 comentarios sobre “Pensamiento en Acción

  1. Bixidu Contestar

    Hola Eli, me ayudó mucho éste artículo, porque yo estaba confundida y tenía dudas en si trabajar en un negocio con un “amigo” o no. Ahora no tengo trabajo y el dinero me hubiera caido bien (aunque no era mucho) el proyecto estaba interesante, pero yo conozco a este amigo desde hace tiempo y sé cómo es, aún así, con sus cosas negativas yo lo seguía frecuentando. Él me ha insistido mucho en q le administrara su negocio y yo no estaba convenciada, algo me decia q mejor no. Ahora, después de leerte puedo ver claramente que no es una persona que me ayude a mejorar, al contrario siempre soy yo la que lo ayuda y da consejos y él no cambia. Y como dices uno debe de darse cuenta y dar los pasos necesarios aunque en estos momentos pensemos que son absurdos, a la larga nos van a ayudar. Hay que tratar de despegarse de las personas que no no hacen bien.
    saludos

  2. Success Contestar

    Eli, felicidades por este artículo. Me gusta mucho la idea de “prescindir” de todo aquel que obstaculice nuestro camino.

    En general, el texto me ha recordado aquella frase de Albert Einstein:

    “Como no sabía que era imposible, lo hice”

  3. Carlos Contestar

    Hola Eli, este artículo me ha puesto realmente a reflexionar pues actualmente tengo un amigo (con el que más tiempo comparto) que es una buena persona, pero tiene una actitud muy negativa y constantemente se enfoca en la carencia y los problemas. Aunque he pasado buenos momentos en su compañia, he notado también que en muchos ocasiones tiendo a asumir su misma actitud. Sin duda lo mejor será pasar menos tiempo con él y cada que esté en su compañía enfocarme en lo positivo, única y exclusivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.