Paciencia, acción, motivación

Cuando entramos en contacto con el maravilloso mundo de la ley de atracción, de inmediato nos emocionamos, sentimos cómo cada fibra de nuestro ser renace ante esta oportunidad de tener absolutamente todo lo que hemos deseado. Comenzamos enérgicos nuestra misión, tenemos nuestra meta y haremos de todo por alcanzarla… Es casi todo perfecto, excepto por el  pequeño detalle de que esta emoción que nos inunda se esfuma en poco tiempo.

motivación. Estar motivado es sumamente importante y lo sabemos, pero la motivación requiere de una energía psíquica demasiado grande como para que podamos estar en ese estado cada segundo de nuestras vidas. Es emocionalmente desgastante obligarnos a sentirnos motivados todo el tiempo, porque esa emoción de por sí posee una naturaleza efímera.

Nada en esta vida funciona si se fuerza, todo tiene un estado natural que debemos saber respetar, lo más importante, debemos aprender a respetarnos nosotros mismos. Sería maravilloso lograr en un mes un millón de doláres o encontrar nuestra alma gemela hoy mismo, pero estas grandes creaciones requieren de tiempo y paciencia y otra serie de detalles.

Lo fundamental, es HONESTAMENTE saber cuál es la meta que queremos perseguir. Como había escrito anteriormente, a veces seguimos metas que no provienen de nuestro propio deseo y desgastar nuestra magia en perseguir algo que no queremos no conducirá a nada gratificante.

Una vez identificado nuestro verdadero deseo, debemos comenzar a aplicar todas las técnicas que hemos aprendido siguiendo las reglas que ustedes ya conocen de memoria.

Ahora aquí viene la parte interesante, la parte en que el 99% de las personas fallan, mantenerse activo, motivado y paciente. Usualmente como nos imponemos un tiempo determinando para lograr nuestras metas, nos sentimos muy decepcionados si esa fecha límite que hemos escogido se acerca y nosotros seguimos con las manos vacías. Pero piensen lo siguiente, no importa cuánto tarde en materilizarse nuestro sueño, lo que importa es que ocurra. El tiempo transcurrira de todas maneras, las horas, los días, y podemos estar sentados sin hacer nada, con los brazos cruzados detestando la ley de atracción porque no cumplió en tiempo y forma con lo pedido, o podemos continuar trabajando diligentemente, con mucho amor, hasta que lo que queramos aparezca. Está comprobado, si trabajas en algo, si insistes y dedicas todo de ti, tarde o temprano lo lograras. Lo que nos lleva a pensar, ¿estás dando todo de ti para que tu meta se cumpla? ¿Hay cosas que podrías hacer que por algún motivo no estás haciendo? La reflexión y honestidad es nuestra aliada.

El estar activo nos conducirá a acelerar el proceso, de todas maneras tenemos tiempo, brindemonos tiempo, hagamos las cosas despacio, a nuestro ritmo, pero HAGAMOSLAS. Así sea escribir un aoración si quieres se escritor, o salir a la calle intentando conocer a alguien, no importa que tan ínfima sea nuestra acción, al estar haciendo algo el universos lo capta y a nivel psicológico nos sentimos reconfortados porque sabemos que el día de hoy nos acercamos un paso más a lo que queremos, así que premien su esfuerzo y sientan orgullo por simplemente haber hecho algo.

En cuanto a la motivación escurridiza, lo que debemos hacer es no obligarnos a sentir esa energía enloquecedora a cada instante, pero si debemos aprovecharla cuando aparece. Cuando sentimos esa magia es cuando debemos sacar nuestras garras y actuar, aprovechemos ese momento de inspiración divina, será cuando nuestras mejores ideas o las señales aparezcan. Así que no forcemos a esta seductora, cuando decida aparecer tratemosla con el respeto que se merece y dejemos que su sabiduría fluya en nuestra conciencia.

Y por supuesto, no dejemos de lado la paciencia, ella será nuestra aliada infalible para acercarnos a la meta. No importa el tiempo, no importa el esfuerzo, sólo importa esperar, no esperar desde la desilusión y la tristeza, esperar con la certeza. Saber que si aún no hemos obtenido lo que anehlamos es porque o aún no es el momento apropiado o todavía nos falta ese empujón extra para obtenerlo. Pero seamos pacientes con nosotros mismos, después de todo es un camino que hay que aprender y todos aprendemos de distintas maneras, la vida misma te dará las señales de que si lo que estás haciendo es corrercto o no.

Recuerden que con estas poderosas herramientas no habrá meta que se resista, así que manos a la obra que hay mucho por crear.

 

.

Por Mariana Alvez Guerra

 

https://psicologiapositivauruguay.wordpress.com/

 

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.