Lleve un diario

Si usted en serio quiere convertirse en un individuo rico, poderoso, sofisticado, sano, influyente, culto y único, lleve un diario. No confíe en su memoria. Cuando escuche algo valioso, anótelo. Cuando algo importante le ocurra, anótelo.

. Yo solía tomar notas en trozos de papel y pedazos arrancados de viejos sobres. Escribía ideas en los posaplatos de los restaurantes. En hojas grandes, en hojas estrechas y en hojas pequeñas y trozos de papel que estaban tirados en los cajones. Entonces descubrí que el mejor modo de organizar esas ideas era llevar un diario. Llevo estos diarios desde que tenía veinticinco años. La disciplina es una valiosa parte de mi aprendizaje, y los diarios son una valiosa parte de mi biblioteca.

 Compro libros en blanco. Los chicos encuentran esto interesante. Dicen: “¡Veintiséis dólares por un libro en blanco! ¿Por qué tendrías que pagarlo?” La razón por la que pago veintiséis dólares es retarme a mí mismo a encontrar algo que poner y que merezca veintiséis dólares. Todos mis diarios son privados, pero si alguna vez pusiera una mano en uno de ellos, no tendría que mirar muy lejos para descubrir que valen más que veintiséis dólares.

 Debo admitir que si usted le echara un vistazo a mis diarios, diría que soy un estudiante serio. No sólo estoy comprometido con mi oficio, estoy comprometido con la vida, comprometido a aprender nuevos conceptos y habilidades. Quiero ver qué puedo hacer con semillas, tierra, luz del sol y lluvia para transformarlos en los bloques constructores de una vida productiva.

 Llevar un diario es tan importante. Le llamo uno de los tres tesoros para dejar atrás para la siguiente generación. De hecho, las generaciones futuras encontrarán estos tres tesoros más valiosos que su mobiliario.

 El primer tesoro son sus fotografías. Tome un montón de fotografías. No sea perezoso a la hora de capturar cada evento. ¿Cuánto tarda en capturar un evento? Una fracción de segundo. Así que no deje escapar las fotografías. Cuando usted se vaya, ellas mantendrán vivos los recuerdos.

 El segundo tesoro es su biblioteca. Ésta es la biblioteca que le enseñó, que le instruyó, que le ayudó a defender sus ideales. Le ayudó a desarrollar su filosofía. Le ayudó a ser rico, poderoso, sano, sofisticado y único. Puede que le ayudara a vencer alguna enfermedad. Puede que le ayudara a vencer la pobreza. Puede que fuera la causa de que abandonara el ghetto. Su biblioteca, los libros que le instruyeron, alimentaron su mente y alimentaron su alma, es uno de los grandes regalos que puede dejar atrás.

 El tercer tesoro son sus diarios: las ideas que cogió, la información que meticulosamente reunió. Pero de los tres, escribir un diario es una de los indicios más grandes de que usted es un estudiante serio. Tomar fotografías, eso es bastante fácil. Comprar un libro en una librería, eso es bastante fácil. Es un poco más desafiante ser un estudiante de su propia vida, de su propio futuro, de su propio destino.

 Tómese un tiempo en tomar notas y llevar un diario. Estará tan contento de haberlo hecho. Qué tesoro para dejar cuando se vaya. ¡Qué tesoro para disfrutar hoy!

 

Para su éxito

 

Jim Rohn: www.jimrohn.com

 

Traducción al español: Patricia Romero Enamorado para www.creaturealidad.com

.

 


Puedes publicar este artículo en tu web, sólo asegúrate de dejar los créditos con vínculos activos


This article was submitted by Jim Rohn, America’s Foremost Business Philosopher. To subscribe to the Free Jim Rohn Weekly E-zine go to www.jimrohn.com or send a blank email to \n subscribe@jimrohn.com This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it Copyright © 2007 Jim Rohn International. All rights reserved worldwide.

 

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.