Las tentaciones

 

¿Estamos solos? La soledad es una ilusión.

cuentos cortos.


 

Las tentaciones

Después de ser sometido a una serie de terribles pruebas y tentaciones en el desierto, el eremita se atrevió a preguntar al Señor con un tono de voz en el que todavía se podía apreciar un cierto resentimiento:

— ¿Dónde estabas, Dios mío, mientras era golpeado brutalmente por la tentación?

Y el Señor le respondió:

— Estaba donde siempre he estado y donde siempre estaré, en tu corazón, asistiendo orgulloso a tu combate y presenciando satisfecho tu victoria.

Luis Camacho

www.luiscamacho.es

Copyright 2008: Luis Camacho Losa. España

Todos los derechos reservados.

Cedido para su publicación en www.creaturealidad.com

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.