Las cuatro emociones que pueden guiar la vida al cambio

Las emociones son las fuerzas más poderosas que tenemos en nuestro interior. Bajo el poder de las emociones los seres humanos pueden realizar los actos más heroicos (también bárbaros). Para un gran grado, la civilización en sí misma puede ser definida como el canalizador inteligente de la emoción humana.

. Las emociones son el combustible y la mente es el piloto, juntos ponen en marcha el barco del progreso civilizado.

 ¿Qué emociones hacen que la gente actúe? Hay cuatro emociones básicas; cada una, o una combinación de varias, pueden desencadenar las actividades más increíbles. El día que deje que estas emociones sean el combustible de su deseo será el día que le dé un giro a su vida.

1) DISGUSTO

Uno generalmente no relaciona la palabra “disgusto” con una acción positiva. Pero, bien canalizada, el disgusto puede cambiar la vida de una persona. La persona que se siente disgustada ha alcanzado el punto del no retorno. Él o ella está listo para arrojar el guante y dice, “¡basta ya!” Eso fue lo que dije después de muchas experiencias humillantes a los 25 años, dije: “No quiero vivir así nunca más. Basta ya de estar sin un dólar. Basta ya de sentirme avergonzado, basta ya de mentir.”

 
Sí, los sentimientos productivos de disgusto aparecen cuando una persona dice, “basta ya.”

 
El “tipo” ya está harto de mediocridad. Ya está harto de esos enfermizos sentimientos de temor, dolor y humillación. Entonces decide que no va vivir así nunca más. “¡Cuidado!” Este podría ser el día que su vida cambie. Llámelo como quiera, el día “basta ya”, el día “nunca más”, el día “ya es suficiente”. Lo llame como lo llame, ¡es poderoso! ¡No hay nada como un disgusto para que la vida cambie!

 2)  DECISIÓN

 La mayoría de nosotros necesitamos que nos empujen contra la pared para que tomemos decisiones. Y una vez llegamos a este punto, tenemos que tratar las emociones conflictivas derivadas de haber tomado la decisión. Hemos llegado a una bifurcación en el camino. Ahora, esta bifurcación puede tener dos bifurcaciones más, tres o incluso cuatro. No tomar esa decisión puede crearnos un nudo en el estómagos, nos mantiene despiertos en mitad de la noche, o nos produce un sudor frío.

Tomar decisiones que cambian nuestra vida puede ser como una guerra civil interior. Las armadas conflictivas de las emociones, cada una con su propio arsenal de razones, luchan cada una por la supremacía de nuestras mentes. Y todas las  decisiones resultantes, sean valientes o tímidas, bien pensadas o impulsivas, pueden poner la acción en curso o cegarnos. No tengo muchos consejos que dar sobre la toma de decisiones, excepto éste:

 
Haga lo que haga, no acampe en la bifurcación de la carretera. Decida. Es mucho mejor tomar una decisión incorrecta que no tomar ninguna. Cada uno de nosotros debemos hacer frente a nuestras confusiones emocionales y ordenar nuestros sentimientos.

 3) DESEO 


¿Cómo podemos tener deseos? No creo que pueda responder a esto directamente porque hay muchas formas. Pero sí sé dos cosas acerca del deseo:

 
a)  Viene de dentro, no de fuera.

 
b) Puede ser provocado por las fuerzas externas.

 
Casi cualquier cosa puede provocar deseo. Es una cuestión de coordinación más que de preparación. Puede ser una canción la que le tire del corazón. Puede ser un sermón memorable. Puede ser una película, una conversación con un amigo, un enfrentamiento con el enemigo o una experiencia amarga. Incluso un libro o un artículo como este mismo pueden provocar a su mecanismo interno para que alguien diga “¡Lo quiero ya!”

 

Por eso, mientras busca su “botón caliente” de puro, crudo deseo, dé la bienvenida a su vida a cada experiencia positiva. No levante un muro para protegerse de las experiencias de la vida. Ese mismo muro que le protege de las decepciones también le protege de la luz del sol que enriquece las experiencias. Así que deje que la vida le toque. El próximo toque podría cambiar su vida.

 
4) FIRMEZA

La firmeza dice: “Lo deseo.” Estas dos palabras (“I will”) están entre las más potentes de la lengua inglesa. Benjamín Disraeli, el gran estadista británico, dijo una vez: “Nada puede resistirse a la voluntad humana la cual invertirá su existencia en extender sus propósitos.” En otras palabras, cuando alguien toma la decisión firme de “hazlo o muere”, nada puede pararle.

 
El alpinista en la montaña dice, “escalaré la montaña. Me han dicho que es demasiado alta, que está demasiado lejos, que es demasiado rocosa, que es demasiado difícil. Pero es una montaña. La escalaré. Pronto me veréis saludando con la mano en la cima o no me veréis más, porque a menos que pueda alcanzar el pico, no volveré.” ¿Quién puede discutir ante tal rotundidad?”

 La mejor definición para “firmeza” que he oído, provenía de una colegiala de la ciudad de Foster, California. Como es costumbre mía, estaba dando una charla acerca del éxito a un grupo de chicos de la high school junior. Pregunté: “¿Quién puede decirme lo que significa “firmeza”?” Muchos levantaron la mano, y me dieron definiciones muy buenas. Pero la última fue la mejor. Una chica tímida del final de la sala se levantó y dijo con intensidad, “Yo creo que firmeza significa prometerse a uno mismo que nunca abandonará”. ¡Eso es! Esa es la mejor definición que he oído nunca: PROMETERTE A TI MISMO QUE NUNCA ABANDONARÁS.

 
¡Piense en ello! ¿Cuánto tiempo debería intentar un bebé andar? ¿Cuánto tiempo le daría al bebé antes de que le dijera “Eso es, tuviste tu oportunidad”? ¿Piensa que es una locura? Claro que lo es. Cualquier madre diría, “¡Mi bebé seguirá intentándolo hasta que aprenda a andar!” No es de extrañar que todo el mundo ande.

 
Esta es una lección vital. Pregúntese a usted mismo, ¿Cuánto tiempo voy a luchar para que mis sueños se hagan realidad? Le sugiero esta respuesta: “Tanto tiempo como cueste”. De eso tratan las cuatro emociones.

 

 

Para su éxito

 

Jim Rohn: www.jimrohn.com

 

Traducción al español: Patricia Romero Enamorado para www.creaturealidad.com

.

 


Puedes publicar este artículo en tu web, sólo asegúrate de dejar los créditos con vínculos activos


This article was submitted by Jim Rohn, America’s Foremost Business Philosopher. To subscribe to the Free Jim Rohn Weekly E-zine go to www.jimrohn.com or send a blank email to \n subscribe@jimrohn.com This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it Copyright © 2007 Jim Rohn International. All rights reserved worldwide.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.