La transgreción y el éxito

El camino de la prosperidad y la felicidadrequiere del necesario grado de responsabilidad, previsión y trabajo, así como también la posibilidad de vivir un moderado descontrol que nos reafirme en el camino elegido, imprima algo de originalidad, espontaneidad y creatividad,  que pueden tener resultados muy positivos para quienes viven en la rutina.

 

 .

   No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

 

Tampoco es bueno vivir soñando y jamás llevar a la práctica nuestros sueños… la transgresión en pequeñas dosis puede ser un gran estímulo para el alma y para tu 

crecimiento personal 

 

 

 

La armonía en la vida consiste en desear hacer realidad nuestros sueños y trabajar en la consecución de nuestros deseos verdaderos que pueden cumplirse en mayor o menor grado.

 

Esforzarte por lograr la abundancia de vida que deseamerece también que destines algo de tu tiempo es permitirte cierto descontrol que no solamente puede ayudartes a relajar y distenderte sin perder el enfoque o el camino, sino que también puede abrir puertas inesperadas, para solucionar creativamente tus atajos en la vida.

 

Con mayor o menor éxito, pero intentándolo con la gratitud de saberte encaminado y en la confianza de poner todo tu potencial en ello, el camino armónico requiere de energías renovadas, y nada como romper algunas reglas personales para reformular tu personalidad y darte cuenta de tus verdaderos deseos y necesidades..

 

La transgresión puede reafirmar tu estabilidad, reforzar un camino serio, meditado y responsable, logrando darte un respiro a las presiones que el mundo actual.

 

La improvisación o espontaneidad en los actos es tan importante como una gran planificación, es más, tiene el poder de la creatividad y la intuición, y el Gran Poder de adecuarse a la realidad del momento que vives.

 

Para lograr la abundancia de la vida, la prosperidad y felicidad que deseas y necesitas, puedes lograrlo con el trabajo de cada día y con las transgresiones necesarias para desestructurar la rutina.

 

  1. Confianza en el camino elegido, que puede necesitar constantes retoques o modificaciones (flexibilidad).
  2. Gratitud por los resultados obtenidos y por el aprendizaje que te acerca cada vez más a la meta elegida.
  3. Hechos concretos no ensoñaciones.
  4. Transgresión moderada que reafirma la estabilidad y brinda un respiro.

 

Siempre y cuando tus actos no dañen a otros o boicoteen tu camino de vida, las pequeñas trasgresiones pueden alimentar tu alma con experiencias nuevas, brindándote ideas creativas y energías renovadas.

 

Si tus características innatas te impiden salirte de los límites, quizás tampoco puedas apartarte de los mandatos sociales o paternos, que quizás te estén alejando de tu verdadero camino.

 

Es por ello que las pequeñas trasgresiones te animan a romper las reglas para conocerte un poco mejor, y poder saber cuál es tu verdadero camino de vida para lograr el éxito y además alimentar tu crecimiento personal.

 

Los excesos permitidos tienden a distender tus roles habituales, cuida de que esta actitud no se descontrole o dañe a quienes te rodean, simplemente experimenta la posibilidad y la libertad, y el hecho de preguntarte porqué no te permites ciertas acciones que sin ser nocivas no te animas a realizar.

 

Las personas que se sienten más cómodas con los riesgos son aquellas que llegan más lejos en la vida.

 .

 

 

 

 

 

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.