La suerte y el éxito

En la antigua cultura china existen tres tipos de suerte: la Suerte Divina, la Suerte del Entorno y la Suerte del Hombre.

 

 

ley atraccion . La Suerte Divina: es aquella que signan las estrellas, el destino marcado, la suerte y el éxito que estaban destinados para ti, es como aquella frase que dice “Hay gente que nace con estrella y gente que nace sin ella”. Este tipo de suerte y éxito son inmutables.

 

La Suerte del Entorno: se trata de las posibilidades que existen a tu paso, si has podido acceder a buenas escuelas, el tipo de familia que te ha tocado y las oportunidades de suerte y éxito que surgen a tu alrededor. Es también el accionar de todo el conjunto social que te rodea, las reglas, las leyes y las convenciones sociales con las que tienen que luchar o adaptarte para lograr una suerte y éxito determinados. Este tipo de suerte no es inmutable, tampoco está en tus manos, pero si puedes valerte o aprovecharte de ella.

 

La Suerte del Hombre: es aquella que está en tus manos, tiene que ver con el libre albedrío, las elecciones de vida y de camino que haces a cada momento. Este tipo de suerte es aquella que puedes modificar ampliamente y es la que te conducirá a sortear las dificultades que te presente tu Suerte Divina, te posibilitará tomar buenas decisiones aprovechando tu Suerte del Entorno y es la que, definitivamente, te hará lograr la suerte y el éxito, tal como los conocemos.

 

Con esta breve explicación ya debes tener muy claro que “la suerte y el éxito están en tus manos”, son producto personal tuyo y no depende de los demás, sino de tu habilidad personal para manejar los tres tipos de suerte que nos deja la filosofía china.

 

Con este tema de la suerte y el éxito aclarados, puedes comenzar a planificar tu destino.

Hacerte dueño de tu vida y de tu posibilidad de éxito.

Es necesario también que evalúes, desde el punto de vista de los tres tipos de éxito, cómo se ha conformado tu vida, cada cosa que vives o has vivido, cada detalle que conforma tu existencia sepáralo y fíjate a qué tipo de suerte pertenece.

 

 

 

 

 

 

 

Realiza este ejercicio que aclarará tus posibilidades y te marcará el camino del éxito a seguir:

 

Toma un cuaderno limpio y divide algunas hojas en tres columnas.

Comienza pensando en tu nacimiento, luego en tu niñez y escribe los datos cronológicamente, si puedes, féchalos o divídelos en etapas, primera infancia, el comienzo en la escuela, una mudanza, un cambio importante en tu hogar, un cambio de rumbo, un casamiento, un trabajo o estudio nuevos, etc

Escribe en la primera columna todo aquello, importante, que has pasado en tu vida y que consideras pertenece a tu Suerte Divina.

En la segunda columna lo que debe haber sucedido gracias a tu Suerte del Entorno.

En la tercera columna todo aquello que consideras como oportunidades que tomaste o acontecimientos negativos que viviste pero que fueron tu propia elección o resultado de decisiones propias, esta es la columna de tu Suerte del Hombre.

 

Una vez que tengas identificados los hechos en cada columna trata de fecharlos y quizás puedas ver un patrón, seguramente comenzarán a surgir relaciones entre los acontecimientos que antes nunca habías visto, simplemente porque la suerte y el éxito no te parecían relacionados, o los veías con otros ojos, o simplemente: no conocías de estos tres tipos de suerte.

 

Es una manera muy interesante de mirar para atrás, una buena forma de sacar conclusiones nuevas para analizar nuestra vida pasada y presente.

 

Es una buena manera de acomodar los acontecimientos que nos marcaron, aquellos que pudimos cambiar y no lo hicimos, aquellos que no podíamos cambiar y obstinadamente intentamos modificar en vano.

 

También es el principio del cambio y una manera sensata de encontrar el camino del éxito.

Creaturealidad.com Favor no reproducir. Gracias.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.