La Ley de la Atracción y los Niños

El efecto Pigmalión y el efecto de la indefensión aprendida son dos caras de la misma moneda: el efecto que nuestras expectativas tienen en los niños. Lo que pensamos sobre ellos se refleja en la forma cómo los tratamos; y el trato que les damos influye directamente en la imagen que tienen de si mismos. Los dos efectos se han estudiado mucho en el ámbito de la pedagogía, pero también son aplicables a la crianza de los propios hijos.

Se los resumo: cuando tenemos expectativas positivas y realistas sobre los niños, ellos lo captan, se refuerza su autoestima y el resultado es positivo; por el contrario, si nuestras expectativas son negativas, el resultado también lo será. Es decir, si un profesor trata a un niño como si fuera muy listo y a otro como si fuera incapaz de hacer correctamente sus tareas, con toda probabilidad el resultado que obtendrá será el que proyectó, independientemente de las capacidades reales de los niños.

Está en nuestras manos conseguir que nuestros hijos (o alumnos) confíen en si mismos y crean realmente que son capaces de lograr todo lo que se propongan. Les voy a dar unos tips que he podido comprobar que funcionan:

-Trátelos con respeto. Los niños aprenden lo que ven y lo que viven. Si no son respetados, no serán respetuosos. Si son tratados como si fueran perversos, en eso se convertirán. En cambio si son tratados como si fueran personas maravillosas y queridas (porque eso es lo que son ¿verdad?) se convertirán exactamente en seres maravillosos.

-Hábleles en positivo. La palabra tiene un gran poder. Procure decirles siempre que sí o alguna forma de sí. Si siempre les dice que no, nunca se van a convencer de que son capaces de lograr cualquier cosa que se propongan. Haga la prueba: la próxima vez que su hijo le pida bajar al parque, no le diga que “ahora no puede”. Dígale que sí, que en cuanto termine de limpiar la cocina (o lo que sea que esté haciendo), bajarán. Cuando le pida que le compre un juguete, no le diga que “no se lo puede permitir”, dígale que en cuanto reúnan el dinero suficiente lo comprarán y, ya de paso, pregúntele si tiene alguna idea sobre cómo conseguir el dinero. Y, además, díganles cada día que les quieren, y que son hermosos, y que son buenos, y todo lo positivo que se les ocurra, con total sinceridad.

-Ayúdeles a montar un tablero de los sueños. Usted ya tiene un tablero de los sueños así que ¿por qué no hacer uno para sus hijos? Eso sí, permítales elegir lo que quieren poner en él. Es el tablero de SUS sueños, no de los de usted. No les limite, deje que piensen a lo grande.

-Empiece un diario de agradecimientos. Enfocarse en lo que uno desea es fundamental para conseguirlo, pero aceptar y agradecer lo que ya se tiene, también. La autora Sarah Ban Breathnach recomienda escribir cada día cinco cosas por las que se está agradecido, una práctica que también realiza con éxito la popular presentadora de televisión Oprah Winfrey. Cuando mi hijo tenía cuatro años establecimos la rutina de decir cada uno nuestros cinco agradecimientos a diario, justo antes de irnos a dormir por la noche. No lo escribíamos, simplemente lo decíamos. Ahora tiene 8 años y prefiere no decirlo en voz alta, pero sigue dando las gracias por cinco cosas todos los días.

Los niños saben quiénes confían en ellos y, si no lo hacen sus propios padres ¿quién lo va a hacer? Si usted cree en ellos, ellos creerán en si mismos. Ésa es la mejor herencia que podemos dejarles: una alta autoestima y la convicción de que el deseo y el agradecimiento son las bases para una vida exitosa.

“El único pecado de la vida es un día sin deseo y una noche sin agradecimiento” (Sarah Ban Breathnach)

————————

Este artículo cortesía de Laura Mascaró Rotger, autora y editora del blog Tarkus Kids (clic) portal líder en estimulación temprana y aprendizaje infantil. Laura es además mamá educadora en casa. Visítala en Twitter y en Facebook.

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

2 comentarios sobre “La Ley de la Atracción y los Niños

  1. Pingback: Opiniones, Criterios y Reflexión | La Ley de la Atracción y los Niños. Laura Mascaró y Eliana El.

  2. Dalia de Jesus Contestar

    Es hermoso saber esto, creo me ayudara bastante de ahora en lo adelante para conseguir que mis hijos sean mas seguros de si mismo, y sobre todo esten seguro de que nadie mas los ama mas que sus propios padres. Pero lo que he aprendido es que debemos decir las cosas, no las podemos guardar. porque solo Dios es capaz de leer nuestro pensamientos, mil gracias, Eli, muy agradecida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.