La ley de la atracción- Lo que realmente quieres

Uno de los muchos desafíos para hacer funcionar la ley de la atracción en tu vida es determinar qué es lo que realmente quieres. Tienes que ser capaz de concentrarte en una meta o en una serie de metas. Está bien empezar con una vaga idea de lo que quieres, pero tienes que ser lo más específico posible

Tienes que buscar una imagen clara del resultado deseado.

El siguiente desafío viene de la diferencia entre el pensamiento que está en la superficie y las profundas estructuras que se encuentran en la mente (a veces esto se refiere a la mente consciente y la mente subconsciente). Últimamente, quieres grabar qué es lo que deseas alcanzar tan profundamente en tu propia mente que te lleva a un punto donde tu meta está siempre en el fondo. La  quieres hacer parte de la programación subconsciente. Cuando haces la meta parte de ti en un nivel profundo, constantemente estarás emitiendo dicha meta hacía las personas que conoces y el universo en general.

Nosotros podemos decir que queremos algo, pero si hemos estado dirigiendo nuestra conciencia en contra de eso durante años, entonces en un nivel profundo, estamos todavía emitiendo una programación antigua. Es como si nuestra mente subconsciente “quisiera” lo contrario de la nueva meta.

Por ejemplo, no puedo contarte cuantas mujeres con las que he hablado tienen el sueño de conocer esa persona especial y sentar la cabeza, pero tienen una noción vaga de ello. Al contrario, ellas tienen una imagen viva de convertirse en una “solterona”, o en una “soltera”. Normalmente incluso tienen un buena amiga con quién a menudo bromean sobre  convertirse en  solteronas juntas. No hay nada malo con esta clase de humor, pero si tú pones más energía mental dentro de esto (deseo no querido) más que en lo que deseas, ¿Qué es lo que piensas qué va a ocurrir?

Cuando piensas primero para redirigir tu atención, habrá probablemente bastante programación preexistente que tendrás que superar. Solamente con la visualización  esto puedo tomarte un poco de tiempo, pero la práctica persistente valdrá la pena. Hay también muchas maneras para acelerar el proceso incluyendo trabajar la energía, PNL, Hipnosis, etc. Una de las maneras más fáciles es con el uso de la meditación consciente.

Para acceder a tu subconsciente con conciencia plena, tienes que empezar aceptándolo. Cierra los ojos, mentalmente toma tu meta, visualízala, escucha lo que escucharás, y  siente lo que sentirás cuando la alcances.  Nota que cualquier resistencia vendrá, déjala ir, el instinto típico es resistirse.

Acéptala, permítela ser, permítela fluir (relaja tu cuerpo también).

Una vez empieces a experimentar las formas, sonidos y sentimientos de resistencia o fracaso como un flujo o una onda, entonces puedes empezar a redirigirlos. No hay resistencia solo redirección.

Esto  es una paradoja: cuanto más te resistes a las experiencias que tú quieres evitar (ahora o en el futuro) menos control  tienes sobre ellas. Cuanto más aceptes este momento y tus conceptos de futuro, más aceptarás el poder para dirigir esas experiencias como tú quieras.

Una vez te aceptes profundamente a ti mismo como eres, entonces podrás experimentar realmente un cambio poderoso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.