La felicidad es el camino

Es común que nuestra sociedad occidental tenga como meta principal la preparación académica con el objetivo de tener altas posibilidades de obtener un empleo que permita la liberación de preocupaciones en cuanto al futuro.

felicidad{{Adsense2 params}} Y estas preocupaciones no solo van relacionadas con el aspecto económico, sino con la satisfacción y realización del individuo por ser útil a su sociedad.

Hemos dispuesto de 10, 15 o más años para esta preparación; tenemos lugares especiales para esta enseñanza y consideramos que cualquier aporte adicional a nuestras habilidades como la administración, las finanzas, la contabilidad, el liderazgo, rendirán frutos en nuestro deseo por tener la gloria de un empleo bien remunerado, donde vivamos en un ambiente de armonía que nos conduzca a la felicidad.

Pero hemos olvidado algo importante. No somos educados para ser felices, sino que ideamos todo un sistema de creencias que sugieren que obtendremos felicidad una vez alcanzadas metas específicas, como si la felicidad fuera una meta también a posteriori. La felicidad no se ha ido, ni vendrá. La felicidad está en este momento pero al igual que las matemáticas, la física, la biología o las ciencias sociales, la felicidad es una disciplina que debería también enseñarse en los colegios a los niños para que jamás la olviden. También deberían darse clases especiales de felicidad a jóvenes y adultos en cada una de las ramas académicas porque sin felicidad, cualquier actividad representa un desgaste.

Hoy en día tenemos una gran apertura para obtener información gracias a medios como Internet. Puedes conseguir información en cuestión de segundos sobre técnicas de felicidad. La ley de atracción se acciona cuando nuestro estado emocional irradia felicidad y es en ese momento donde nuestros pensamientos están más controlados y estables. Por esta razón es importante que todos los días sin excepción te preocupes, y mejor aun, te ocupes de tu felicidad.

Para ello te sugiero que primero cambies el paradigma de que serás feliz en el futuro, o de que fuiste feliz en el pasado. Olvídate de esa creencia y reconoce esto: eres feliz en este instante presente. Esta frase, modificada en primera persona, deberá ser escrita todos los días en un papel, repetida en voz alta y con consciencia plena de cada palabra: SOY FELIZ EN ESTE MOMENTO.

Además de ello es importante que escojas cuidadosamente el material que leerás, que escucharás y que observarás. El libro del SECRETO de Rhonda Byrne es un perfecto ejemplo de aquellas lecturas que aportarán más a tu vida en este instante específico que aquellas que solo te distraigan y promuevan a tu mente a divagar en asuntos triviales.

En mi propia práctica del reconocimiento de la felicidad, descubrí que leyendo y releyendo este libro, logré sentirme cada vez más motivado. Algunas personas consideran que una relectura es gastar tiempo, pero la repetición constante alimenta el espíritu de cambio. Mi sugerencia es que leas muchísimas veces libros como el citado donde además hay frases que puedes anotar y llevar contigo en cada momento en que te sientas agobiado, turbado o triste. Debes comprender que la mente no está entrenada para ser feliz y que ahora es tu justo momento para hacerlo. Inyéctale pensamientos positivos todo el tiempo y dentro de poco, observaras resultados favorables hasta darte cuenta que la felicidad la tienes allí, en tu mano, al alcance de una sola decisión.

Escrito por MoZ para www.creaturealidad.com

.

Reproducción sólo con créditos completos y vínculos activos

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.