La conexión entre el Pensamiento y las Circustancias

Estaba sentado en la costa, a solas con mis pensamientos y la armonía que solamente el sonido del agua corriendo puede brindar. La tranquilidad del otoño estaba en el aire y el paso de la brisa a través de las hojas se añadía a la sinfonía de la serenidad.


. Una joven estaba leyendo un libro a mi izquierda y un caballero de mayor edad practicaba Tai Chi a unos 9 metros de distancia. Una motocicleta Suzuki apareció de repente y se estacionó al final de la calle. El conductor estaba vestido completamente de negro y daba la apariencia de ser un mensajero, se bajó de la moto, descargó una bolsa café de la parte posterior y se sentó a unos 6 metros de distancia de donde yo me encontraba. Yo lo observaba mientras sacaba de la bolsa un  un sándwich, el cual comió acompañado de una botella de gaseosa.

 Es octubre, en el extremo sur de Dublín, Irlanda y me encuentro sentado en los bancos del canal que corre por debajo de la calle Baggot. Decido tomar mi almuerzo allí, en lugar de hacerlo en el hotel de cinco estrellas donde me estoy hospedando. A mi alrededor se reúnen varias palomas y un hombre joven descansa su cabeza en el regazo de su novia. Nunca se los pregunté, pero apuesto que los otros  comensales de mi improvisado café hubieran estado de acuerdo en que no existía un sólo restaurante en la ciudad capaz de superar la experiencia de cenar allí.

 Pese a que la comida en mi hotel es muy buena, Irlanda adolece el mismo problema que Inglaterra. Diseñan los restaurantes como cuevas melancólicas, con madera de caoba oscura y llenos de humo. Usted puede encontrar más ventanas en un submarino que dentro de un restaurante típico allí.

 ¿Pero por qué más estoy en este canal, aparte de las razones obvias?

 Estoy escogiendo los pensamientos que crean mis circunstancias – y las circunstancias que darán forma a mi vida.

 Visite alguna vez cualquier prisión y conocerá en ella miles de personas que le dirán que son víctimas de las circunstancias. Viaje a cualquier ciudad y encontrará barrios marginados donde escuchará lo mismo.

 Si alguna vez pasa por uno de los barrios donde vive la gente más adinerada en Connecticut, descubrirá lo mismo. Lo mismo ocurrirá si visita los barrios de clase media en Londres, Leeds, Colonia o Copenhague. Siempre encontrará personas que creen que son el resultado de sus circunstancias, buenas o malas.

 Ellos le hablarán de la oportunidades que recibieron, o de las que se les negaron. Estarán agradecidos por la educación que recibieron, o renegarán porque les fue negada. Mientras una persona celebrará su acenso en la vida, otra se lamentará por su caida.

 Es cierto. Los ingresos percibidos, la posición social, el abolengo, el lugar de origen, el vecindario, la familia y muchas otras circunstancias ejercen una influencia real y en ocasiones determinan un periodo en la vida.

 ¿Pero quién crea las circunstancias?

 ¿Sus padres? ¿el ambiente que lo rodea? ¿Dios? ¿el destino? En medio de todo el análisis que las personas hacen sobre esto y las creencias que las personas poseen, existe una realidad muy importante.

 El efecto del pensamiento sobre las circunstancias.

 En su libro “As a Man Thinketh”, James Allen nos enseña que nuestras mentes son como un jardín, el cual puede ser cultivado con amor e inteligencia, o abandonado para crecer como maleza salvaje. En cualquiera de los casos, nuestra mente da frutos.

 Si usted planta y cuida su jardín, el producirá las flores o frutos que usted ha cultivado. Si usted no planta semillas específicas, los animales, el vientos y otros elementos arrojarán semillas de cualquier naturaleza en él, produciendo una gran abundancia de maleza y vegetación salvaje, la cual probablemente asfixie las plantas útiles que podían existir. Una cosa es innegable, siempre crecerá algo en su jardín.

 Así como un jardinero cuida su trabajo a diario, manteniendo lejos las malas hierbas, usted debe cuidar el jardín de su mente, escardando los pensamientos de carencia, limitación y negación. Cuidando y nutriendo los pensamientos de felicidad, éxito y propósito.

 
Si usted practica esta clase de jardinería, pronto descubrirá como se convierte en el jardinero principal de su alma. Usted llegará a darse cuenta de que no es la víctima de sus circunstancias sino el artífice de las mismas. Se dará cuenta que los pensamientos a los que presta mayor atención dan forma a su carácter, crean sus circunstancias y determinan en último caso, su destino.

 Por favor vuelva a leer el párrafo anterior.

 Las circunstancias exteriores y el ambiente que rodea su vida se encuentra conectados directamente con su estado interior. La cuestión más importante que puede aprender acerca del éxito, la felicidad y la prosperidad, es que el pensamiento y el carácter son un sólo.

 Nadie despierta un día y se encuentra de repente en prisión, o en un juicio para divorciarse o en la sala de emergencias. Es el resultado directo de una secuencia de pensamientos que se tuvieron para llegar hasta ese punto.

 En este punto, si usted es como la mayoría de las personas, comenzará a buscar excusas mentalmente…

 Usted cree que lo que he dicho antes es cierto para los demás la mayoría del tiempo, pero que sin duda usted es víctima de circunstancias extenuantes completamente por fuera de su control.

 Lo sé, su situación es diferente, usted es especial…

 Está bien, usted tiene todo el derecho de pensar esto. Por un momento. Pero déjeme contarle algo acerca de mi.

 Porque mi situación también era diferente. Yo era especial…

 Yo estuve envuelto emocionalmente en al menos, once relaciones negativas y disfuncionales, porque mis parejas era neuróticas, excesivamente celosas y posesivas. Siempre demandaban mas y mas de mi, pues no eran capaces de satisfacer sus propias necesidades.

 La primera vez que fui dueño de un restaurante, el administrador que contraté, falsificaba las cifras de las ventas y se quedaba con un 80% de las mismas. Esto ocurrió por cerca de 4 meses, hasta que me di cuenta y lo atrapé, pero había sido suficiente para quebrarme.

 En el salón de belleza que compré, un fin de semana mi socio se robó todos los accesorios y los vendió. La secretaría de impuestos se quedó con la pizzería que alguna vez tuve.

 En todas estas ocasiones yo fui la víctima inocente, manipulada y engañada por los demás, siempre peleando contra las circunstancias, la mala suerte, etc…

 ¡Mentira!

 Yo escogí a mis parejas, contraté al administrador, atraje mis socios en los negocios, decidí iniciar un negocio sin contar con el capital suficiente para pagar los impuestos.

 Usted no simplemente termina en la cárcel, el hospital, la bancarrota o las más completa soledad. No más simplemente de lo que despierta siendo rico, exitoso, feliz o saludable. Todas las circunstancias son el resultado de miles de pequeñas decisiones, que se tomaron como resultado de cientos de miles de pensamientos. Los pensamientos a los que usted decidió darles mayor importancia.

 ¿Pero cómo funciona todo esto?

 Aunque me duele hablar de esto. Me duele a causa del dolor que veo en la gente que amo. Me duele porque me recuerda el dolor que solía tener. Incluso odio tener que pensar en esto. Pero es imperativo que hable…

 Algunos de ustedes habrán escuchado la historia que contaba en mi disco “Prosperity” acerca de la llamada que recibí un día en California para finalmente, despertarme. Acababa de cenar con Spencer y Shivani, una pareja a quien apreciaba mucho. Había gastado todo el tiempo durante la cena, haciendo lo que acostumbraba hacer en aquella epoca. Les había hablado con lujo de detalles acerca de mis tropiezos y caídas, de mi mala suerte y de las desafortunadas circunstancias de las cuales había sido víctima. Después de esto, cuando nos subíamos a su auto, Spencer me preguntó: ¿Acaso dedicas algún pensamiento a lo que estás haciendo para causar todo esto que manifiestas?

 Fue simplemente devastador. No podía creer lo insensible, poco delicado y falto de tacto que había sido conmigo. No podía creer que no me entendiera y que no se diera cuenta de que yo era una víctima inocente.

 Estuve dándole vueltas a esta idea durante tres semanas, hasta que finalmente me di cuenta que Spence estaba en lo cierto. Ese fue un descubrimiento muy amargo para mi.

 Pero a la vez fue un descubrimiento liberador, una revelación. Porque una vez se descubre que uno mismo es el directo responsable de cada cosa que ocurre en su vida, uno comienza a pensar como es que esto realmente ocurre.

 Hace poco recibí un correo electrónico de una mujer que conozco. Ella me había contado hacía tiempo acerca de sus dificultades financieras, de como tenía serios problemas de salud y dificultades en sus relaciones. En esta ocasión me escribía para contarme acerca de un accidente automovilístico en el que se había visto envuelta.

 Otro amigo me escribía contándome de sus problemas financieros, problemas que sé que padece desde que lo conozco, hace ya cinco años, pero en esta oportunidad aparte de esto acaba de perder su empleo.

 Estoy seguro de que usted conoce gente en estas mismas circunstancias. Es algo que seguramente conmueve su corazón, pero en ocasiones es necesario dar un paso atrás y dejarlos solos. La gente de la que he hablado antes es gente que estimo y por la que me preocupo. Pero no puedo ayudarlos todavía. Porque ellos aún no entienden la conexión que existe entre el pensamiento y las circunstancias…

 Claro, podría enviarle dinero a la mujer que sufrió el accidente automovilístico. Podría también recomendar a mi otro amigo oportunidades de negocio. Pero me temo que estas acciones no serían mas que vendas sobre un tumor, pues ellos siempre necesitarán otro cheque en blanco, otra segunda oportunidad, hasta el momento en que logren establecer la conexión de la que he venido hablando.

 Así que hablemos ahora de como todo esto puede aplicarse a usted.

 
Primero, usted debe aceptar que en un nivel u otro, ha manifestado todo lo que en este momento ocurre en su vida. Incluso las cosas mas terribles.

 Es probable por supuesto, que usted no lo haya hecho de manera consciente, pero lo ha hecho.

 Yo siempre creí que deseaba ser saludable. Pero tenía problemas con alergias, dolores de espalda y otra serie de malestares que me mantenían enfermo, la mayoría de ellos hereditarios, o al menos eso pensaba.

 En aquella época, yo no podía expresar fácilmente amor, ni permitían que me fuera expresado de vuelta. Yo nunca abrazaba a nadie, decía “Te amo” o cualquier otra expresión de emoción. Yo no era sicologicamente capaz de hacerlo en ese momento de mi vida.

 Después de la sucesión de relaciones fallidas, decidí finalmente acudir a terapia. Me tomó cerca de tres años, pero finalmente alcancé el punto en el cual era capaz de expresar y aceptar amor. Y entonces algo increíble ocurrió…

 Todos mis problemas de salud desaparecieron. Era yo quien mantenía la enfermedad a mi lado, pues de esa forma pensaba que podría atraer el amor. Yo no me daba cuenta entonces, pero ahora se perfectamente que esto era lo que pasaba.

 Usted puede creer que quiere ser exitoso, saludable y poderoso. Pero en un nivel subconsciente, puede tener una programación de carencia muy marcada. En este nivel de subconsciencia usted puede temer que si se convierte en una persona rica y exitosa, su familia y amigos no lo querrán mas, que usted no encajará mas. Así que usted mismo se retraerá y saboteará su propio éxito.

 La cuestión es…

 Si usted se convierte en una persona exitosa, saludable y poderosa – ES ABSOLUTAMENTE POSIBLE E INCLUSO PROBABLE – que su familia y amigos no lo quieran mas y que de hecho usted no encaje mas. Esto al menos fue lo que me ocurrió. Pero está bien, porque mis verdaderos amigos no se molestaron por mi éxito e incluso lo celebraron conmigo.

 Y ahora sé que si deseaba “encajar” debía permanecer enfermo, sin dinero y estúpido.

 Pero yo no estaba dispuesto a permitir que esto pasara. Así que cambié un montón de cosas en mi vida, lo más importante, cambié los pensamientos a los que daba la mayor importancia.

 Es por esto que me encuentro aquí en la costa del Baggot, en lugar de estar en el restaurante lleno de humo del hotel Ballsridge.

 Así que ¿dónde está usted leyendo esto y cómo ha gastado su día hasta este momento?

RG

 Randy Gage: www.RandyGage.com

Traducción al español: Mr. Rich para www.CreaTuRealidad.com

.


 Puedes reproducir este artículo en tu web, sólo asegúrate de dar los créditos completos con vínculos activos.


For more than 20 years, Randy Gage has been helping people transform self-limiting beliefs into self-fulfilling breakthroughs to achieve their dreams. His motivational story of rising from a jail cell as a teen, to a self-made multi-millionaire has inspired millions around the world.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.