Inteligencia emocional

Las emociones ejercen un gran control sobre el individuo, incluso más que el raciocinio. Aprender a manejar las emociones propias y de otros es una herramienta poderosa para el logro de los objetivos.

 

.

Si bien el coaching se fundamenta principalmente en las acciones pragmáticas, la psicología y la emotividad juegan un papel fundamental en los nuevos liderazgos. La inteligencia emocional le permite no sólo comprender sus emociones, sino manejar adecuadamente las de aquellos que le rodean en su búsqueda.

 

En los zapatos del otro

 

Aprender a conocer los sentimientos del otro es la mejor forma de predecir lo que piensa. No es igual pensar desde el amor que pensar desde la ira. Ambos caminos conducen a acciones y consecuencias muy distintas.

 

A la hora de interactuar con otros, estar atentos a sus emociones nos ayuda a saber como iniciar un intercambio, o lograr que esa persona haga lo que necesitamos. ¿Cuántas veces se ha encontrado en el camino una persona malhumorada con la que no ha llegado más lejos de un saludo por no haber notado su estado de ánimo?

 

En las relaciones familiares y de pareja, la inteligencia emocional es más que necesaria para mantener la armonía  ¿Cómo llevar el timón de algo que no se comprende? En cambio, si aprende a detectar las emociones de su familia, sabrá cómo tratarlos y cómo conducirlos hacia acciones positivas.

 

Por ejemplo, a una persona frustrada siempre se le debe algo de comprensión, para luego resaltar sus logros más importantes y los caminos que tiene para vencer el motivo de su frustración. Si no se comienza desde la comprensión, nada de lo que se diga llegará verdaderamente a la fibra interna, y el mensaje se perderá.

 

El misterio personal

 

Muchas veces cuesta comprender a las otras personas porque no se ha partido del propio ser. ¿Cuántas veces no se ha dicho “hay algo que me irrita, pero no sé qué es”? Entender por qué siente lo que siente, y cómo reacciona ante determinados estímulos es la clave para comenzar.

 

Cuando está deprimido, reacciona con inacción. Entonces, si se sabe deprimido, comience a actuar para combatir su comportamiento usual. Utilice esa “inacción” a su favor y dé un vuelco a lo negativo para convertirlo en positivo.

 

Igualmente, conoce de algo que no puede cambiar y que le hace sentir ira. Si no puede cambiarlo, ¿para qué molestarse al respecto? Sólo logrará autosabotearse. Explote la hiperacción que genera este tipo de sentimientos para sacar provecho positivo al tiempo y los recursos.

 

Por ejemplo, si su meta es perder peso, estos sentimientos y sus reacciones clásicas pueden actuar a favor. Cuando siente rabia, ira o frustración regularmente desea golpear cosas, así que aproveche el tiempo y vaya a una clase de kickboxing, donde pueda lanzar todos los golpes que desee mientras pierde calorías. Y si come de más cuando se deprime, prepare y tenga a mano muchos bocadillos saludables de fruta y vegetales. Haga que la razón esté siempre un paso delante de la emoción.

 

.

Creaturealidad.com Favor no repdroducir. Gracias

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Leave A Response

* Denotes Required Field