Identificando oportunidades en tiempos de crisis

Resumen: toda crisis encierra cambios y oportunidades dentro de sí. Debemos tener claridad y sabiduría para identificar el abanico de posibilidades que se nos presentan ante una coyuntura como esta y tomar las decisiones que nos permitirán no solo capear el temporal, sino también lograr o aumentar nuestro éxito.

 

. Todos sabemos que aún nos encontramos aquejados por las consecuencias de la crisis financiera internacional; sin embargo, es necesario saber también que podemos utilizar esta coyuntura para identificar o encontrar nuevas oportunidades, nuevas fortalezas que nos permitan salir adelante e incluso alcanzar el éxito; solo es cuestión de pensar con claridad y lucidez para vislumbrar los nichos de mercado que se abren en situaciones como estas. 

 

Ya sea que trabajemos de forma dependiente o independiente, la crisis puede afectarnos de diversas maneras, no solo en el aspecto financiero, sino también en nuestras cuestiones emocionales, fundamentalmente, una situación de crisis puede desequilibrarnos emocionalmente y mermar nuestra autoestima. ¿Cómo lidiar con esto? ¿Cómo hacer para sacar fuerzas de la flaqueza y encontrar las oportunidades que se encuentran detrás de cada situación difícil?

 

En primer lugar, debemos eliminar el temor de nuestra mente. Claro, es lógico que en un principio una situación difícil, como la que representa una crisis, nos amedrente, pero es necesario que nos sobrepongamos rápidamente a este primer impacto y comprendamos que toda crisis encierra dentro de sí una serie de oportunidades insospechadas.

 

Es precisamente en los momentos de crisis cuando nuestra verdadera naturaleza saldrá a flote, es cuando descubriremos de qué y para qué estamos hechos. Básicamente tenemos dos opciones: lamentarnos amargamente de la situación que nos ha tocado vivir, mirando cruzados de brazos como la pérdida nos embarga, o buscar las oportunidades que se reflejan en la crisis y embarcarnos en uno o varios proyectos que nos permitan sacarles el máximo provecho. Viéndolo de esto modo, no es muy difícil tomar una decisión correcta, ¿cierto?

Como ejercicio, para poder tener claridad para encontrar las oportunidades, podemos empezar por buscarle un significado menos desagradable a la crisis, por ejemplo, podemos interpretarla como un cambio. No hay que creer que se trata de una relación forzada, pues en realidad toda crisis significa uno o varios cambios.

 

Con esto, podemos inferir que el miedo que nos provoca la crisis es en realidad el miedo que tenemos a cambiar, a movernos del cómodo lugar donde nos encontrábamos, a establecer otros parámetros de trabajo y éxito.

 

Si lo pensamos bien, la crisis también puede significar un sinfín de oportunidades para cambiar todo aquello con lo que no estemos conformes en nuestra vida; muchas veces nos quedamos con relaciones, hábitos, trabajos y en general una vida que no nos satisface plenamente simplemente porque tenemos miedo a cambiar, a abandonar nuestra comodidad.

 

Por supuesto, nadie dice que los cambios son fáciles, siempre implicarán un periodo de miedo, incertidumbre y reacomodo, pero una vez que esta fase ha pasado, y no dura mucho, todo será mejor y podremos ver en perspectiva las oportunidades que supimos aprovechar en plena crisis.

 

Utilicemos entonces los tiempos de crisis para establecer qué es lo que estamos haciendo bien y qué es lo que estamos haciendo mal, para preguntarnos si el camino que hemos tomado es el correcto, el que nos lleva a la verdadera realización y felicidad, y si es necesario operar cambios en los distintos ámbitos de nuestra vida. Si hacemos esto, las oportunidades florecerán antes nosotros y sin duda sabremos utilizarlas de la mejor manera posible. ¡Suerte!

.

Creaturealidad.com Favor no  reproducir. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.