Grandes cambios exigen pequeños cambios

En el mundo material: realiza tus tareas cotidianas, las necesarias, las obligadas con alegría, no pierdas la fe en la felicidad y el amor, estos se logran, surgen  espontáneamente de la magia de las tareas más simples.

Si deseas  realizar cambios grandes tienes que poder con los pequeños, sin sacrificios y con armonía natural, ese es el secreto del cambio: tiene su propio ritmo, su sendero natural, allí se formará como un cambio astuto y sólido. En el mundo de tu interior medita la siguiente pregunta: “¿cómo logro mi meta?”

 

La meditación e introspección es necesaria antes de tomar cualquier decisión, así nos damos el tiempo de considerar todas las percepciones, visiones, posibilidades y actuamos de manera atinada. Actuar es la consigna, alejando la pereza.

 

Recuerda: tanto el que trabaja en exceso como el que se niega a trabajar están reaccionando de la misma manera, pues intentan mantenerse al margen de los problemas naturales de todo ser humano. Ignoran la realidad y las responsabilidades inherentes a una vida normal.

 

Persigue tus sueños, concreta la felicidad, el dinero y el amor que necesitas, en la alegría de la tarea realizada.

.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.