Evaluando sus asociaciones Parte I

Si tuviera que evaluar las influencias más importantes de su vida, que han formado a la persona que hoy es usted, esto tendría que estar en lo más alto de la lista: la gente y los pensamientos que decide que entren en su vida.

. El señor Schoaff me hizo una advertencia muy importante en aquellos primeros días que me gustaría compartir con usted. Él dijo, “Nunca subestime el poder de la influencia.” De hecho, ¡la influencia de aquellos que están alrededor nuestro es tan poderosa! Muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de que nos afecta con fuerza porque las influencias, por lo general, se desarrollan en un extenso período de tiempo.

Esta presión es una fuerza especialmente poderosa, porque es sutil. Si se rodea de gente que malgasta todo lo que hace, las oportunidades de que usted malgaste todo lo que hace son excelentes. Si se rodea de gente que asiste a más juegos de pelota que a conciertos, las oportunidades de que usted haga lo mismo son excelentes. Si se rodea de gente que no lee, las oportunidades de que usted no lea son excelentes. La gente puede darnos codazos apartándonos del camino poco a poco hasta que, al final, nos vemos a nosotros mismos preguntándonos, “¿Cómo he llegado hasta aquí?” Esas influencias sutiles necesitan ser estudiadas con cuidado si realmente queremos que nuestras vidas sean como la hemos planeado.

 Respecto a este punto tan importante, permítanme darles tres preguntas clave. Quizá le sirvan para hacer un mejor análisis de sus asociaciones actuales.

 Esta es la primera pregunta: “¿Por quién estoy rodeado?” Haga una nota mental de la gente con la que más a menudo se relaciona. Debe evaluar a todo el mundo que pueda influirle de cualquier modo.

 La segunda pregunta es:”¿Qué están estas asociaciones haciendo por mi?” Esta es una de la grandes preguntas. ¿Qué consiguen que haga? ¿Qué me hacen escuchar? ¿Qué me hacen leer? ¿Dónde consiguen que vaya? ¿Qué me hacen pensar? ¿Qué me hacen hablar? ¿Qué me hacen sentir? ¿Qué me hacen sentir? Usted debe hacer un estudio serio de cómo otros influyen en usted, tanto negativa como positivamente.

 Esta es la pregunta final:

 “¿Está bien eso?” Quizá todo aquel con quien se relaciona tenga una influencia positiva y enérgica. Pero quizás haya algunas manzanas podridas en la cesta. Todo lo que le estoy sugiriendo aquí es que tenga una visión objetiva. Todo merece una segunda visión, sobre todo el poder de la influencia. Ambos le llevarán a algún lugar, pero sólo uno le llevará en la dirección que necesita ir.

 Es fácil descartar las cosas que influyen en nuestras vidas. Un hombre dice, “Vivo aquí, pero no creo que ocurra. Estoy rodeado de estas personas, pero no creo que me perjudiquen.” Yo lo miraría de otro modo. Recuerde, ¡todo ocurre! De acuerdo, algunas cosas ocurren más que otras, pero todo se suma a algo. Tiene que seguir comprobándolo y descubrir si sus asociaciones están inclinando la balanza hacia el lado positivo o el negativo. La ignorancia nunca es la mejor política. El descubrimiento es la mejor política.

 Tal vez haya oído la historia del pajarito. Tenía el ala sobre sus ojos y estaba llorando. El búho le dijo al pajarito, “Estás llorando.” “Sí”, dijo el pajarito, y destapó sus ojos. “Oh, veo,”, dijo el búho. “Estás llorando porque el pájaro grande te ha dado un picotazo en el ojo.” Y el pajarito dijo, “No, no estoy llorando porque el  pájaro grande me haya dado un picotazo en el ojo. Estoy llorando porque se lo
permití.”

 Es fácil permitir que la influencia dé forma a nuestras vidas, dejar que las asociaciones determinen nuestra dirección, permitir que la presión nos abrume, y permitir que la corriente nos lleve. La gran pregunta es, ¿Nos estamos permitiendo llegar a ser lo que deseamos ser?

 En la Parte II echaremos un vistazo a los tres modos de desasociarnos de las influencias negativas.

 

Jim Rohn: www.jimrohn.com

Traducción al español: Patricia Romero Enamorado para www.creaturealidad.com

 

.


Puedes reproducir este artículo en tu web, sólo asegúrate de dar los créditos completos con vínculos activos.


This article was submitted by Jim Rohn, America’s Foremost Business Philosopher. To subscribe to the Free Jim Rohn Weekly E-zine go to www.jimrohn.com or send a blank email to \n \n subscribe@jimrohn.com This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it Copyright © 2007 Jim Rohn International. All rights reserved worldwide.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.