El sindrome del no merecimiento

¿Sufres el “síndrome de no lo merezco”?

Has estado afirmando, visualizando y usando técnicas de manifestación durante años, y aunque has logrado que se hagan realidad algunas de las cosas que has querido, hay pequeñas metas que no te han parecido que se hayan manifestado aún.

ley de la atraccion . ¿Por qué funciona algunas veces y otras no?

¡Tal vez no las merezcas!

Quiero decir, sinceramente… ¿te mereces aquello que quieres? ¿Realmente te mereces los sueños y las metas que has anhelado?

Antes de contestar con una respuesta mordaz, y sentirte molesto con mi absurda y presuntuosa pregunta, déjame hacerte una más: ¿te molesta que te pregunte si mereces…felicidad? Si es así, entonces siento decirte que padeces el “síndrome de no lo merezco”.

El “síndrome de no lo merezco”, corroe lentamente tu confianza y tu capacidad de manifestación. Fija la idea de que tú eres el único en el universo que no puede hacer realidad lo que quiere. Envenena tu mente contra tu ilimitado potencial. Te hace correr en círculos buscando la última y mejorada técnica de crecimiento del momento, mantiene los bolsillos de tu terapeuta bien forrados y te hace ignorar tus propios éxitos.

Un diagnóstico apropiado para esta dolencia es complicado porque la mayoría del tiempo, aunque para otros es bastante obvio, nosotros no podemos ver lo síntomas. O más exactamente, ELEGIMOS no ver los síntomas.

Por ejemplo, si te digo: ¡tienes el pelo rizado más feo que he visto en mi vida!, si tienes el pelo rizado esto debe ofenderte. Sin embargo, si no tienes el pelo rizado, pensarás que mis palabras no tienen sentido.

Para los que tienen el pelo rizado, esto debe haber despertado pensamientos que tenías cuando eras niño, y te acuerdas que entonces no querías tener el pelo rizado, o te acuerdas del apuro que sentías cuando eras criticado por tus rizos. Tal vez aún tengas pensamientos de inseguridad cuando te levantas por la mañana y te pareces a mi hermana Ashlyn, que se levanta con el pelo salvaje de recién salida de la cama, ¡hasta que embadurnamos sus rizos con suavizante para desenredarle el pelo!, yo le digo que está guapa de todas formas y que ¡adoro su look salvaje de recién levantada!

Si amas tus rizos, nunca tendrás el deseo de algo diferente, o si tienes el pelo liso, mis palabras no despertarán en ti el “síndrome de no lo merezco”. Sin embargo, si lo que estoy diciendo hacen que te pongas a la defensiva, entonces, en algún lugar de tu subconsciente, está el “síndrome de no lo merezco”.

Bueno, y ahora, para todos aquellos que se sienten descartados, “¡tienes el pelo liso más feo que he visto en mi vida!” ¿Me he dejado a alguien? Oh, qué me dices de… ¡tienes la calva más fea que he visto en mi vida!

Todos padecemos este síndrome en algún nivel, ¿no? la cuestión es que hacemos con él en el momento en que aparece. Si no estás consiguiendo lo que quieres en la vida, y estás intentando que tus metas se hagan realidad, lo más probable es que tu autoestima necesite un estímulo para curarte del “síndrome de no lo merezco”.

Me encontré con Jack Canfield, experto en autoestima y famoso autor de la serie “Sopa de pollo para el alma”, cuando su primer libro era un éxito en la lista de los más vendidos. Me enseñó a entender mis sentimientos de “no lo merezco” como un problema de autoestima, y me ofreció una herramienta que todavía hoy utilizo.

Él me enseñó la fórmula:

S + R = R

Suceso + Respuesta = Resultado

No son los sucesos externos, es la respuesta la que determina el nivel de éxito o fracaso, salud o enfermedad, realización o frustración.

Por ejemplo, si has estado intentando atraer una pareja, has practicado mi programa de 21 días, has estado visualizando durante meses y todavía no has atraído a tu compañero ideal, entonces pregúntate: ¿merezco una pareja? ¿Merezco encontrar la relación ideal con el amor de mi vida? Si te pones a la defensiva con esta pregunta, entonces ya sabes que necesitas profundizar en ello, y cuanto más a la defensiva te pongas, mayor es el problema.

¿Qué opinión tienes sobre ti mismo que te hace creer que tú no mereces lo que deseas? Alguna vez has dicho, “Tal vez no estoy lo suficientemente delgad@: tal vez no estoy lo suficientemente gord@; tal vez no soy lo suficientemente rico; tal vez soy demasiado selectivo; tal vez no soy lo suficientemente estable”.

¿Qué opinión he de tener de mí mismo para que mi subconsciente crea que no soy digno de lo que quiero? Debes oponerte a esas creencias sobre ti con verdadera confianza y autoestima. Lo que más piensas es lo que vale y aquello que mereces realmente es todo lo que deseas. Lo más fácil sería manifestar intencionadamente lo que quieres en la vida.

Prueba estos cinco pasos para aumentar tu autoestima y tratar el “síndrome de no lo merezco”.


Observa tus reacciones defensivas


Si te sientes a la defensiva (por algo) entonces, en ese momento, te lo estás tomando como personal. Tomarse algo como personal es un síntoma del “síndrome de no lo merezco”.


Decide no tomarte las cosas como personales


El cuarto acuerdo en “Los cuatro acuerdos de Don Miguel Ruiz”, es “no tomes nada como personal”. Esto es una elección, recuerda. No es el suceso quien crea el resultado, es tu respuesta ante el suceso. Si no te tomas las cosas como algo personal, eres libre de sentirte bien contigo mismo, como la maravillosa persona que eres.


Acepta que eres humano


Cuando te tomes algo personalmente, y reconozcas los sentimientos de “no lo merezco” y el alma de las creencias que te limitan continúan diciendo: “¡no soy válido!, entonces déjalas estar allí. Reconoce el hecho de que eres humano y de esta manera siempre serás las dos cosas, válido y no válido y no hay nada que puedas hacer para cambiar esto. Luego, dispón tu humanidad sobre tu espíritu. ¡Dios sabe de estas cosas!


Incrementa tu cuenta bancaria emocional


Haz ingresos en tu cuenta emocional de todo lo que te mereces. Di a ti mismo que vales la pena, que eres digno de ser amado y precioso y acéptate a ti mismo tal y como eres. No esperes circunstancias externas o gente que diga lo noble que eres. Haz tus propios ingresos y ¡quiérete!


Medita sobre la Divina Perfección de la Vida


Uno de los grandes síntomas del “no lo merezco” es hacer suposiciones de que lo que estás recibiendo NO es justo. Por ejemplo, quieres atraer una pareja y conoces a alguien que en la superficie parece bueno para ti y luego resulta que sale mal. Cuando sufres del síndrome del “no lo merezco”, juzgas este hecho como un error, algo que tú no querías. Esto sólo provoca la atracción de lo contrario de lo que tú querías. Sin embargo, si a pesar del desengaño continúas pensando que siempre atraes lo que quieres y que ese “error” estaba en tu camino, estarás preparando atraer la próxima experiencia que estará incluso más alineada con tus deseos, erradicas el síndrome y sigues adelante con la certeza de que ¡todo va a ir bien!


Aumentar tu autoestima y mantener tu vida lejos del “síndrome de no lo merezco”, es un trabajo interior. Vale la pena el esfuerzo porque al final lo que recibirás es la felicidad que verdaderamente deseas. Y merecida, ¡naturalmente!


Traducción al español: Pilar Garcés para www.creaturealidad.com

Written & Copyrighted by ©Anisa Aven.

Receive Anisa’s FREE Conscious Creation 101: a 5-part e-course on the basics of Manifesting by visiting https://www.creatavision.com/creative-manifesting.htm. You may also read more about manifesting and conscious creation by visiting the Creative Manifesting (https://www.CreataVision.com) and Manifesting Prosperity (https://www.ManifestingProsperity.com) Home Page.

.

 

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.