El principio de la auto sugestión

Mira y siente el dinero en tus manos

Ya hemos leído de Napoleon Hill su fórmula de seis pasos para convertir un deseo en su equivalente económico. Ahora continuemos con una lección más sobre el éxito y la prosperidad:

napoleon hill . Al seguir las instrucciones de ver y sentir le dinero en nuestras manos comunicamos nuestro deseo directamente a la mente subconsciente en un estado de fe absoluta. Con la repetición de este proceso de leer en voz alta el enunciado, creamos mediante nuestra voluntad, hábitos de pensamiento que favorecen nuestros esfuerzos que finalmente transforman en su equivalente económico nuestro deseo.


Vuelve a leer esos seis pasos y date cuenta de que estamos hablando de un poderoso proceso de autosugestión.


Recuerda cuando leas en voz alta tu enunciado, el cual te lleva a desarrollar una mentalidad de dinero y riqueza, que sólo el hecho de leerlo no tendrá ningún resultado ya que el ingrediente principal es que le pongas a esa lectura emoción y le des un sentido de pasión a tus palabras. Tu subconsciente reconoce y actúa sólo y únicamente en los pensamientos a los cuales han impregnado con emoción.


Este hecho es tan vital que no me cansaré de repetirlo, porque la falta de comprensión del mismo es el principal motivo por el cual las personas que intentan tener éxito con la autosugestión abandonan por falta de resultados.


Las palabras vacías e indiferentes, aquellas recitadas sin emoción, no influyen en absoluto en el subconsciente. No tendrás resultados de ninguna clase hasta que domines el arte de dirigirte a tu subconsciente con palabras y frases que hayan sido previamente cargadas de convicción.


No te desanimes si te es difícil dirigir de manera voluntaria tus emociones las primeas veces que intentes hacerlo. Recuerda siempre el principio de la ley del valor por valor. Por más que desees no puedes engañarte. El precio para lograr la habilidad de influir en tu subconsciente de manera eficaz es la repetición, la perseverancia y disciplina de aplicar estos principios que te estoy acercando.


No podrás llegar a tener esa capacidad por un precio más bajo. Sólo tú eres quien decide si esa recompensa que estás buscando vale el precio que debes pagar: esfuerzo, disciplina y constancia.


Tu habilidad para dominar el arte de la autosugestión, depende casi exclusivamente e tu capacidad para concentrarte en tu mayor anhelo y lograr vincular ese pensamiento con una gran emoción, con una obsesión ardiente.

Napoleon Hill, adaptación de www.creaturealidad.com Favor no reproducir.

.

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.