El modelo GROW del coaching personal

Este modelo de coaching personal es uno de los más difundidos en todo el mundo, ya que su sencillez y pragmatismo permite adaptarlo a casi cualquier realidad y tipo de persona. Partir de una meta es el principal requisito, seguir el método es la forma más segura de lograrlo.

 

 {{Adsense2 params}} Dentro del coaching personal existen diversos modelos con los cuales se puede llevar a una persona a lograr objetivos concretos en su vida. Uno de ellos es el modelo GROW, cuya aceptación mundial ha sido bastante amplia.

 

GROW, curiosamente, significa crecer en inglés. Sin embargo, su verdadero significado está en sus siglas: Goal (meta), Reality (realidad), Options (opciones) y Will (voluntad) Estas cuatro “llaves del éxito” son los pilares en los que se sustenta este esquema para cambiar la vida de las personas.

 

El modelo GROW fue diseñado por Graham Alexander, aunque fue John Whitmore quien le dio la popularidad que tiene hoy en día, encargándose de difundirlo en miles de textos y seminarios alrededor del mundo.

 

Ponga GROW a funcionar

 

Para comenzar a activar su vida con el modelo GROW, debe seguir sencillos pasos:

 

– Defina la meta que desea alcanzar: sea lo más específico posible sobre lo que quiere obtener, así, en momentos de duda, tendrá una idea clara de hacia donde va.

 

– Examine su situación actual: el momento presente es donde vamos a ejecutar las acciones que nos lleven a la meta, por ello, es necesario examinarlo detenidamente. Preguntas como ¿dónde estoy?, ¿con qué cuento? y ¿qué me falta para lograr mi objetivo? son claves esenciales para la evaluación de la actualidad.

 

– Evalúe sus posibilidades: para lograr una meta, siempre se presentan múltiples opciones en el camino. Su misión en este momento es encontrar la mejor, la que más se ajuste a sus posibilidades o la que presente menos obstáculos.

 

Pregúntese los pro y los contra de cada alternativa que posee y póngalos en contrapeso. Igualmente, intente abrir sus horizontes, muchas veces tenemos alternativas disponibles que no somos capaces de ver o considerar. Quizás esa opción que no se atreve ni a pensar sea la más efectiva para lograr lo que quiere. No se cierre a nada sin antes considerarlo.

 

– Establezca un plan de acción ¡y cúmplalo!: en este momento, ya tiene todas las herramientas que necesita. Ahora, trace específicamente un camino a seguir: enumere los pasos a seguir, ponga lapsos para cada paso y para el logro del objetivo final, sea estricto con su cronograma personal.

 

Muchas veces es estricto a la hora de cumplir labores para otros, pero no es del mismo modo cuando se trata de sus objetivos. Llegó la hora de corregir esa conducta y darse la importancia que merece. Esa actitud es la diferencia clave entre trabajar para otros y trabajar para usted.

 

La clave de este método, como del coaching en general, es la constancia. De nada sirve trazar un plan perfecto si decide postergar las cosas o darles poca importancia. Al igual que cuando realiza un entrenamiento físico comienza a ver resultados a partir del trabajo diario, en la aplicación concreta del coaching es el día a día el que lo lleva hacia sus metas.

 {{Adsense2 params}}

 

Creaturealidad.com Favor no reproducir. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.