El fin de la dilación

La perseverancia es casi tan importante para el éxito como la gasolina para conducir nuestro coche. Por supuesto, habrá momentos en los que se sienta como si estuviera haciendo girar sus ruedas, pero siempre conseguirá salir de la ranura con auténtica perseverancia. Sin ella, será incapaz de poner en marcha el motor.

. Lo opuesto a la perseverancia es la dilación. La perseverancia significa que nunca abandona. La dilación, en general, significa que nunca comienza, aunque la incapacidad para acabar algo es también un tipo de dilación.

  Pregunte a la gente por qué se demora tanto y a menudo usted oirá algo así: “Soy un perfeccionista. Todo tiene que estar perfecto antes de bajar a trabajar. Sin distracciones, sin demasiado ruido, sin llamadas de teléfono que me interrumpan, y por supuesto, tengo que sentirme bien físicamente. No puedo trabajar cuando me duele la cabeza.” El otro tipo de demora –la incapacidad de concluir- también tiene una explicación perfeccionista: “Nunca estoy satisfecho. Soy mi crítico más duro. Si todas las “i” no tienen su puntito, ni las “t” tienen su palito, no me siento realizado. Así es como soy, y posiblemente nunca cambiaré.”

 ¿Ve lo que ocurre? El sentimiento de culpa es convertido en virtud. El perfeccionista dice que sus criterios son muy altos para este mundo. Este síndrome de culpa-convertida-en-virtud, es un modo de defensa que utilizan aquellos a quienes se les pregunta por su debilidad,  pero en definitiva, no es más que una excusa piadosa. En realidad no tiene nada que ver con lo que en verdad se encuentra detrás de su dilación.

Recuerde, la base de la dilación podría ser el miedo al fracaso. Eso es lo que realmente le ocurre al perfeccionista, una vez te fijas en él. ¿Cuál es la diferencia entre tener miedo a ser menos perfecto o tener miedo de algo más? Usted aún está paralizado de miedo. ¿Cuál es la diferencia entre no empezar nunca y nunca terminar? Usted aún está atascado. Usted aún no está yendo a ningún sitio.

Usted aún está abrumado ante cualquier tarea que tenga por delante. Usted aún está permitiendo que le domine una negativa visión de futuro en la que siente que le critican, que se ríen de usted, que le castigan, que le echan de la ciudad en un tren. Por supuesto, esta visión negativa de futuro es en realidad un mecanismo que le permite no hacer nada. Es una herramienta mental muy oportuna.

Voy a contarle cómo superar la dilación.

 Voy  a mostrarle cómo transformar la dilación en perseverancia, y si hace lo que le sugiero, el proceso será prácticamente indoloro. Se trata de usar dos principios muy poderosos que fomenta la productividad y la perseverancia en vez de la pasividad y la dilación.

 El primer principio es: Break it down (Divídalo).

 No importa lo que usted intente conseguir, si está escribiendo un libro, escalando una montaña, o pintando una casa, la clave del éxito es su habilidad de dividir la tarea en trozos manejables y tirarlos uno a uno. Céntrese en conseguir lo que está justo delante suya en este momento. Ignore lo que está a lo lejos en algún lugar. Céntrese en el pensamiento positivo del tiempo-real y olvídese de la visualización negativa del futuro. Ésa es la primera de todas las técnicas para dar fin a la dilación.

Suponga que le pregunto si usted es capaz de escribir una novela de cuatrocientas páginas. Si usted es como la mayoría de la gente, le sonaría como una tarea imposible. Pero suponga que la pregunta fuera distinta. Suponga que le pregunto si puede escribir una página y un cuarto al día durante un año. ¿Cree que
podría hacerlo? Ahora la tarea parece más manejable. Hemos dividido el libro de cuatrocientas páginas  en piezas del tamaño de una mordedura. Incluso así, sospecho que a mucha gente esta perspectiva le intimidaría. ¿Sabe por qué? Escribir una página y cuarto no parece mala cosa, pero se te pide que pienses en un año entero. Cuando la gente empieza a poner su vista en un período de tiempo tan lejano, muchas de ellas automáticamente actúan de modo negativo. Así que permítame formular la idea de escribir un libro de otra forma. Déjeme dividirlo incluso más.

 Suponga que le pregunto: ¿Puede rellenar una página y un cuarto con palabras, no en un año, no en un mes, no en una semana, sino hoy? No mire más lejos. Creo que la mayoría de la gente confesaría que pueden conseguirlo. Por supuesto, esta sería la misma gente que se siente totalmente incapaz de escribir un libro entero.

 Si le dijera lo mismo a esta gente mañana- si les dijera, no quiero que mires atrás, no quiero que mires hacia delante, sólo quiero que rellenes una página y un cuarto hoy mismo- ¿cree usted que podrían hacerlo?

Un día a la vez. Todos hemos oído esa frase. Eso es lo que estamos haciendo. Dividimos el tiempo requerido para una tarea mayor en segmentos de un día, y dividimos el complicado trabajo de escribir un libro de cuatrocientas páginas en incrementos de una página y un cuarto.

 Manténgase así durante un año, y escribirá el libro. Enséñese a sí mismo a no mirar ni hacia atrás ni hacia delante, y así podrá conseguir cosas que nunca imaginó podría hacer. Y todo comienza con estas tres palabras: Divídelo.

 Mi segunda técnica para vencer la dilación es también una frase de tres palabras. Éstas son: Write it down (Escríbalo). Sabemos lo importante que es escribir para establecer metas. El tipo de escritos que realizará para derrotar la dilación es muy similar. En vez de centrarse en el futuro, sin embargo, ahora va a escribir sobre el presente, sobre sus experiencias diarias. En vez de describir las cosas que quiere o los lugares a los que quiere ir, va a describir lo que realmente hace con su tiempo, va a escribir una relación de lugares a los que realmente quiere ir.

 En otras palabras, usted va a tener un diario de sus actividades. Y se sorprenderá de las distracciones, desvíos y pérdidas de tiempo que se suceden a lo largo del día. Todo esto se interpone en el camino a la consecución de sus metas. Para mucha gente, es como si lo hubieran planeado así, y quizás de un modo inconsciente así lo hicieron. Lo importante de tener un diario de actividades es que le hace sacarlo todo hacia fuera. Le fuerza a ver lo que realmente hace… y lo que no hace.

 Este diario no tiene que ser nada complicado. Compra una libretita que pueda llevar en su bolsillo con facilidad. Cuando vaya a almorzar, cuando atraviese la ciudad en coche, cuando vaya a la tintorería, cuando esté en la fotocopiadora, haz una pequeña nota de la hora a la que empezaste la actividad y a la hora que la acabaste. Intenta anotarlo tan pronto puedas; si es necesario, hágalo inmediatamente, podría hacerlo más tarde. Pero debería hacer alguna anotación
 como mínimo cada media hora, y debería continuar durante al menos una semana.

 Divídalo. Escríbalo. Estas técnicas son muy sencillas. Pero que no te engañe: Son Técnicas poderosas y efectivas que le permitirá dar fin a la dilación y le ayudará a alcanzar sus metas.

 
Para su éxito,

 

Jim Rohn: www.jimrohn.com

Traducción al español: Patricia Romero Enamorado para www.creaturealidad.com

.


 

This article was submitted by Jim Rohn, America’s Foremost Business Philosopher. To subscribe to the Free Jim Rohn Weekly E-zine go to www.jimrohn.com or send a blank email to \n subscribe@jimrohn.com This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it Copyright © 2007 Jim Rohn International. All rights reserved worldwide.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.