El éxito es Fácil, Pero también lo es el Abandono

La gente a menudo me pregunta cómo conseguí el éxito en un período de seis años mientras que muchos de los que conocía no lo consiguieron. La respuesta es simple: Las cosas que yo encontré fáciles de hacer ellos encontraron fácil no hacerlas.

. Me resultó fácil establecer las metas que podrían cambiar mi vida. Ellos encontraron fácil no hacerlo. Encontré fácil leer libros que influirían en mis pensamientos y mis ideas. Ellos encontraron fácil no hacerlo.

Me resultó fácil asistir a las clases y a los seminarios, y rodearme de personas exitosas. Ellos decían que eso probablemente no era importante. Si hiciera un resumen diría que lo que yo encontré fácil de hacer, ellos encontraron fácil no hacerlo. Seis años después, soy millonario y ellos aún culpan a la economía, al gobierno y la política de las empresas, incluso no se ocupan de hacer lo básico, las cosas fáciles.

En efecto, la primera razón por la que la mayoría de la gente no lo está haciendo tan bien como podrían y deberían hacerlo puede resumirse en una simple palabra: abandono.

 No es la falta de dinero – los bancos están repletos de dinero. No es la falta de oportunidades – América, y gran parte del Mundo libre, continúan ofreciendo las más abundantes oportunidades sin precedentes en los últimos seis mil años de historia conocida. No es la falta de libros – las bibliotecas están llenas de libros – ¡y son gratis! No son las escuelas – las clases están llenas de profesores. Tenemos cantidad de ministerios, líderes, consejeros y asesores.

 Todo lo que alguna vez podríamos necesitar para hacernos ricos y poderosos y sofisticados está dentro de nuestro alcance. La principal razón por la que pocos toman ventaja de todo lo que tenemos es simple, el abandono. El abandono es como una infección. El abandono se extendería a través de nuestro sistema de disciplinas y finalmente nos llevaría a una completa ruptura de nuestra plenitud de alegría y próspera vida humana.

 No hacer aquello que sabemos que deberíamos hacer nos hace sentir culpables y la culpa erosiona, desgasta la confianza en uno mismo. Y como la confianza en nosotros mismos disminuye, disminuye también el nivel de nuestra actividad. Y como nuestra actividad disminuye, nuestros resultados, inevitablemente, disminuyen.

 Y como afecta a nuestros resultados, nuestra actitud comienza a debilitarse. Y como nuestra actitud comienza un cambio lento de lo positivo a lo negativo, nuestra confianza disminuye incluso más… y sigue y sigue. Así que sugiero que cuando tengas que elegir entre lo “fácil de hacer” y lo “fácil de no hacer”, no descuides hacer lo simple, “lo fácil”; las actividades y disciplinas que potencialmente cambiarán tu vida.

 

Para vuestro éxito

 

Jim Rohn: www.jimrohn.com

Traducción al español: Patricia Romero Enamorado para www.creaturealidad.com

.


This article was submitted by Jim Rohn, America’s Foremost Business Philosopher. To subscribe to the Free Jim Rohn Weekly E-zine go to www.jimrohn.com or send a blank email to \n subscribe@jimrohn.com This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it Copyright © 2007 Jim Rohn International. All rights reserved worldwide.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.