El coaching interno

¿Cual es su utilidad?

Cuando te hablan de coaching, lo primero que se te viene a la mente es la contratación externa de algunos expertos que te ayuden a moverte hacia tus objetivos y seguir mejorando. ¿Es esto válido? Si, cuando nos sentimos agobiados puede ser muy útil que alguien de afuera y sin juicios, nos de ideas frescas sobre el negocio y sobre nosotros mismos, para salir del atolladero.
.

¿Cuántas veces te ha pasado a nivel personal, que un problema que te parecía muy grande, luego de discutirlo con otra persona, ha disminuido su complejidad y le has encontrado la vuelta para solucionarlo? Por ello existen diferentes tipos de coachs para escuchar, hacer preguntas, escuchar más, y facilitar que cada uno de los clientes encuentre sus propias soluciones. Es decir un coach externo puede ser muy útil, pero ¿qué tal si lo buscamos a nivel interno?

Debe predominar la visión positiva

Por ejemplo, si te pidiéramos que nos dijeras todas las cosas negativas que ves en ti mismo o en tu jefe, con seguridad la lista será interminable, pero si por el contrario, te pidiéramos que nos hablaras de lo positivo, te costará mucho más trabajo. Igual ocurre, de la manera tan fácil como solemos dar consejos a los demás, para lo cual somos unos verdaderos expertos y coach, pero cuando se relaciona con nosotros mismos, la cosa parece ser diferente, ¿Por qué se presenta?, sencillamente porque no aprendemos a separar nuestro “yo problema” de nuestro “yo solución”.

Asumamos el rol necesario

Se nos ha dicho en la psicología, que dentro de nuestro interior existen varios “yo” que pueden denominarse como el “ego” o el “super yo”, o el “yo interior”, etc… Pues bien, ya es hora de que aceptemos que no es malo tener varias personalidades dentro de nosotros mismos, a las que podamos acudir cuando las necesitemos. Por ejemplo, a veces será importante sacar nuestro niño para relajarnos y divertirnos, otras veces el adulto nos centrará y dará equilibrio, el “yo solución” podremos utilizarlo para que sirva de coach y mire el problema y nuestro trabajo, desde afuera como si fuéramos un asesor, y qué asesor, porque nadie más sabe mejor hacer el trabajo que nosotros mismos.

Revisando fallas evitamos cometerlas en el futuro

Recuerdo, cuando en alguna oportunidad desempeñaba el trabajo como analista de organización y métodos, con la función de decirles a las demás personas de la organización cómo deberían hacer mejor su trabajo. Llegaba al puesto de trabajo, les preguntaba sobre su labor y sus problemas, y luego en un detallado informa transcribía las recomendaciones, que en muchos de los casos eran las mismas que ellos mismos me había sugerido, ¿absurdo no?, claro que sí, ¿porque necesitaban del aval de una persona externa para cambiar lo que ya sabía que estaba mal? Tal vez, la organización no estaba preparada para canalizar las sugerencias de sus mismos empleados, o tal vez les faltaba credibilidad y confianza a las mismas personas para hacerce escuchar.

El coach debe aportar valor

Recientemente, me preguntaba mi hijo menor, por la labor de su entrenador o coach de natación, que aparentemente la tenía fácil y que no aportaba lo suficiente, ya que él mismo podía perfectamente hacer su entrenamiento diario y la rutina de ejercicios sin que mediara la instrucción del profesor. ¿Será esto cierto? Depende de la función que esté asumiendo el coach y de su verdadero valor que esté añadiendo al proceso, por ejemplo, corrigiendo movimientos, incentivando al logro de mejores desempeños, suministrando conocimientos actualizados sobre nuevas prácticas que pueden ser útiles para superar los resultados.

El coach se enfoca en mejoramiento

El líder o coach se enfoca principalmente en los procesos y su mejoramiento, en la forma como se están haciendo las cosas y en las destrezas o capacidades que deben puede desarrollar su coachee para lograr las mejoraras, así sean pequeñas, pero que sumadas impactarán en forma definitiva en los resultados.

El coach asesora e induce

La función del coaching es esencial en la inducción de los nuevos trabajadores a la cultura y engranaje de la empresa, de manera similar al aporte que puede hacer el tutor o consejero en un establecimiento educativo, el coach empresarial debe estar presente en los primeras semanas para acompañar y asesorar al nuevo empleado o ejecutivo, en el correcto y adecuado sistema de trabajo, la organización de las actividades, el trabajo en equipo, la toma de decisiones, la actitud y dedicación, manejo de la presión y de las emociones, y en general el día a día de cuya suma se configura cada proceso y logro. Igualmente, el coach o consejero deberá estar disponible para futuras necesidades y requerimientos.

El coach es fundamental hoy en día

La actividad del coaching persigue que las cosas se hagan mejor, en menor tiempo, en forma oportuna, de acuerdo con la cultura empresarial, y a menor costo. Si todas estas ventajas te son útiles, ya es hora de que empieces a ver el coaching con mayor importancia, lo utilices en la empresa, lo promuevas, y sirvas de coach a otras personas. Porque, aunque es importante un entrenamiento previo para desempeñarse apropiadamente como coach, todos sin distinción podemos lograrlo y deberíamos proponernos logarlo en un futuro inmediato. Es cuestión de supervivencia, es cuestión de competitividad, es cuestión de crecimiento y es lo que permite hacer la diferencia. ¿De qué lado estás?

Prográmate para ser un coach interno, más pronto de lo que piensas. Ánimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.