El aprendizaje de vida que nos deja la lectura

De la lectura, sobretodo de los llamados clásicos, podemos extraer necesaria enseñanza para la vida, ya que fueron escritos y describen realidades diferentes a la nuestra, y desde esa creatividad que tuvo el autor, necesariamente rescatamos el aprendizaje de las múltiples posibilidades y de los caminos diferentes que existen tanto para las personas y como para los personajes de los cuentos.

libro . Pero las lecturas de juventud pueden resultar poco útiles por impaciencia, falta de concentración, inexperiencia para evaluar y aprender y novatada en los asuntos de la vida.


La lectura de clásicos de autoayuda, además de asegurar la calidad de los escritos y de la internalización de contenidos por su gran calidad, no asegura que seamos capaces de aprender sólo leyendo, existe un proceso que debemos realizar al leer para aprender, es un proceso interno de saber incorporar, aprender a incorporar y desear incorporar,  logrando conectarnos con la experiencia posterior para dar una forma a la experiencia futura, suministrando modelos, contenidos, términos de cotejo, esquemas de categorización, escalas de valores, modelos de belleza: cosas que siguen en la mente, actuando, proponiendo, modificando aunque de lo leído poco o nada se recuerde.


Aprender de la lectura es posible y provechoso, tanto como transformarse en un observador de la realidad, de creaciones artísticas y de la experiencia personal.


Al releerse los libros en una época posterior. Con ya una cantidad de experiencia y camino recorridos y acumulados vuelven a hallarse esas constantes que ahora forman parte de nuestros mecanismos internos y cuyo origen habíamos dejado de lado aparentemente. 

Hay en los libros, sean clásicos, de autoayuda o novelas de calidad una fuerza especial que consigue dejar su rastro especial en nuestra mente, que se funde con experiencias propias y se combinan para dar lugar a una realidad diferente, desde donde respondemos, interactuamos, creamos y solucionamos problemas.


Incorporar lectura es incorporar sabiduría y mayor capacidad de respuesta creativa en nuestra vida.

 Los libros ejercen una influencia particular ya sea cuando se aplican por inolvidables, ya sea cuando se ocultan en los pliegues de la memoria confundiéndose con el inconsciente personal.


El acontecimiento de la relectura pasados unos años, implica una nueva forma de incorporación y de aprendizaje, reforzado por el recuerdo y por las nuevas experiencias, y también por la reinterpretación de los contenidos.


Por lo tanto, que se use el verbo “leer” o el verbo “releer” no tiene mucha importancia


Existen muchos libros recomendados de autoayuda, de gran valor para lograr la apertura a nuevos caminos, muchos que versan sobre temas parecidos pero están redactados de diferente manera, más o menos afines a cada personalidad.

El crecimiento espiritual y material constante necesita de un aprendizaje permanente, y de la incorporación de materia prima fundamental: sabiduría, conocimientos y apertura mental.


El descubrimiento de nuevos conceptos o técnicas, el redescubrimiento gracias a una relectura o lectura del mismo tema a cargo de otro autor, u un diferente punto de vista, todo acrecienta la capacidad de aprendizaje, y el enriquecimiento interior.

La lectura es la base de la transmisión de información y la piedra fundamental de tu crecimiento interior constante.

.

Creaturealidad.com Favor no reproducir. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.