Ejercicio de autoestima y poder

Muchas veces, cuando tienes muy baja tu autoestima, se debe a reacciones condicionadas de tu niñez, que es difícil afrontar y si crees que la raíz del problema se encuentra allí, deberás consultar con un psicólogo para poder superar este problema de auto confianza.

 

autoestima . Pero si crees que puedes salir de esto solo prueba con un ejercicio que te brindará auto confianza, seguridad y la sensación de estar protegido.

 

Luego de afrontar momentos que te causan temor, como exámenes, pruebas, entrevistas de trabajo, decir lo que piensas con determinación, etc, encontrarás reconfortante esa misma experiencia de haber superado un momento difícil, y si pudiste con eso podrás con más, de esta forma y a la larga ya no necesitarás del ejercicio de autoestima que te brinda autoestima, confianza y seguridad.

 

La autoestima y el poder de afrontar momentos difíciles será ya parte de tu personalidad.

 

Para realizar este ejercicio de autoestima debes encontrar un lugar y un momento propios donde nadie te moleste ni interrumpa, un momento para ti, de tu única propiedad, ese que te mereces tener, como todos.

 

Hazte un lugar en tu vida para ti mismo, conviértete en tu propia prioridad.

 

Realiza el siguiente ejercicio de autoestima recostado cómodamente y de ser posible en silencio o con música suave.

 

  • Recuerda algún paisaje de tu infancia donde te sientas a gusto, puede ser un árbol, un jardín, un bosque, la playa, un parque con juegos infantiles… debe ser un lugar real que puedas convocar fácilmente en el recuerdo.
  • Figúrate que te encuentras allí ahora que eres adulto, recórrelo y disfrútalo.
  • Encuentra un camino nuevo dentro del paisaje de tu recuerdo, uno que nunca viste o nunca transitaste.
  • Camina con tranquilidad y curiosidad por este camino nuevo, que está inserto en el lugar feliz de tu infancia.
  • Descubre la belleza de este camino nuevo y adéntrate en ella con confianza y placidez.
  • Descubre una casita al costado de este camino, una casa amigable con la puerta abierta.
  • Entra en la casa y descubre que es confortable, cálida, acogedora…
  • Pasea por ella y descubre una manta suave sobre una silla, es hermosa y te encantaría cubrirte con ella.
  • En ese momento descubres que es una manta mágica que protege de todo mal a quien la lleva puesta (puede ser que alguien te lo diga, que lo encuentres escrito, eso no importa, lo importante es que lo creas de todo corazón)
  • Ponte la manta y siente su poder de protección.
  • Siente su calor y el poder que te otorga su suavidad.
  • Es como un escudo impenetrable que te augura felicidad y poder con su sola presencia.

 

Realiza este ejercicio 1 vez al día durante varios días, luego, en el trabajo, el colegio o en una situación habitual que te atemorice, prueba de ponerte mentalmente la manta protectora y enfrenta la situación con el poder que la manta te otorga.

 

Sal delante de situaciones difíciles con el poder protector de la manta y pronto, tu valentía renovada ya no la necesitará más.

 

Logra autoestima y poder con este ejercicio de autoestima, que es sumamente efectivo y placentero.

 

Las afirmaciones positivas se verán reforzadas también con este ejercicio.

 

Logra así autoestima y poder, auto confianza, seguridad y valor para enfrentar lo más importante de tu vida: hallar el camino al éxito, el dinero y la felicidad.

 

Recuerda que toda realización personal necesita de coraje y perseverancia, la manta protectora te brindará lo necesario para lograrlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.