Desee con propósitos y realice sus sueños

Todos queremos un sinfín de cosas, pero muchas veces estamos motivados por exigencias del entorno, contagios materialistas o creencias erradas de que tener algo resolverá todos nuestros problemas. Trabaje con sus motivaciones y aprenda lo que realmente quiere y cómo conseguirlo.

 

 

crecimiento personal. En algún momento habrá pensado “quiero tener mucha ropa”. La pregunta real es ¿para qué la quiere? Muchas personas, después de varias sesiones de terapia particular o colectiva terminan descubriendo que la quieren para llamar la atención, para sentirse importantes o para ser atractivos a los otros. Lo más frustrante viene cuando finalmente consiguen ese anhelo y encuentran que éste no resuelve los problemas como lo pensaron.

 

¿Qué es lo que realmente quiere?

 

La mejor forma de responder esa pregunta es indagar profundamente en sus pensamientos y sentimientos. Comience por preguntarse ¿qué quiere tener? Luego, pregúntese ¿para qué lo quiere? Dentro de estas respuestas se descubren los motivos por los cuales jamás nos sentimos satisfechos con lo que tenemos.

 

En el ejemplo anterior, todos los deseos reales de esta persona no se resolverán con ropa, dinero u objetos materiales. Así consiga todo lo que desea, siempre querrá más, pues no está resuelto el conflicto real.

 

La única forma de conseguir la felicidad en este caso es trabajar la autoestima y la confianza personal. Así, la persona finalmente podrá conseguir lo que desea y sentirse satisfecha.

 

Energías alineadas

 

La mejor parte de descubrir lo que realmente quiere es que podrá dirigir sus recursos y energías a conseguir aquello que efectivamente representará su bienestar y felicidad.

 

Continuando con el ejemplo que hemos estudiado hasta ahora, de nada sirve gastar sus recursos económicos en objetos que no llenarán sus expectativas, cuando puede utilizarlos en terapias que le resulten efectivas.

 

Igualmente, sus energías mentales y emocionales estarán encaminadas a propósitos reales y conseguirá, de esta manera, una gran satisfacción. Mientras, la persona que insiste en obtener aquello que no le satisface, siente no sólo frustración sino un gran agotamiento que no le permite aclarar su mente y ver el curso de acción que realmente debe tomar.

 

Déjese ayudar

 

Si el trabajo individual no da resultados y sigue acumulando deseos para ver al final una gran insatisfacción, quizás deba recurrir a otros para aclarar su panorama.

 

Ya sea un terapeuta profesional, un guía espiritual, un grupo de ayuda o una persona de confianza, la visión que otros tienen de usted puede ser la clave para resolver su gran enigma personal.

 

Algunas personas no recurren a otros porque piensan que deben resolver todos sus problemas por su cuenta, sin notar que caen en una actitud errada. Si bien no se debe depender de los demás, también es cierto que el ser humano eligió vivir en sociedad al darse cuenta de que no todos sus conflictos los podía asumir solo. Solicitar ayuda jamás es una señal de debilidad, sino un signo de sabiduría y humildad. 

 

Si siente que no logra descifrar sus verdaderos intereses, no desespere. El estrés siempre es el peor consejero, por lo que debe recurrir a actividades relajantes para finalmente conectar su mente y su espíritu en la misma sintonía.

 .

Creaturealidad.com Favor no reproducir. Gracias

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.