Cuatro lecciones de vida de las canciones de Silvio Rodríguez

El gran cantautor cubano de todos los tiempos Silvio Rodríguez, nos ha llevado de la mano desde hace mucho tiempo. Hemos crecido con su música, nos hemos enamorado, y nos hemos sentido libres.

Sin duda, las canciones de Silvio tienen un significado bien pensado, que envuelto en poesía nos hace detenernos a pensar en la belleza de la vida y en la importancia de las pequeñas cosas; esas cosas que dejan huellas imborrables en nuestros corazones y que nos invitan a seguir soñando, a seguir viviendo en felicidad, incluso entre lo amargo de algunas situaciones.

Hoy analizaremos cuatro lecciones de vida de las canciones de Silvio Rodríguez, como un homenaje a su trabajo y como una importante tarea diaria para alegrarnos.

Nos recuerda la necesidad que tenemos de creer en algo

La vida en sí misma no sería nada si no perseguimos nuestros sueños y nuestros anhelos, si no creemos en que algo es posible y corremos tras de ello para alcanzarlo. Frases como “Te convido a creerme cuando digo futuro, si no crees en mis ojos, cree en la angustia de un grito, cree en la tierra, cree en la lluvia, cree en la savia.” o “Volaré, tengo que domar el fuego para cabalgar seguro en la bestia de futuro que me lleve a donde quiero.” Son una invitación a que avancemos en el camino de la vida, al mismo tiempo que disfrutamos de lo sublime como el amor o la ilusión de lo que queremos en nuestro futuro próximo.

A luchar por nuestros derechos

Su grito de libertad y de oposición a las políticas es sin duda uno de los temas más marcados, en donde las frases, “Qué fácil es protestar por la bomba que cayó a mil kilómetros del ropero y del refrigerador” o “Será que la necedad parió conmigo, la necedad de lo que hoy resulta necio: la necedad de asumir al enemigo, la necedad de vivir sin tener precio.” No hacen más que remarcar la importancia de nuestra libertad en la vida y de la necesidad imperiosa de ponernos siempre en los zapatos del otro.

Creer en el amor y luchar por él

Aunque parece un tema desgastado, el romanticismo parece estar en decadencia, y las canciones de Silvio Rodríguez buscan desesperadamente rescatar esa belleza del cortejo, del romance y del amor per se, así como el deseo vivo de luchar por él. “Con un poco de amor fue tejida mi piel y el cincel de mis huesos fue un poco de amor. Con un poco de amor soy yo mismo, soy tú, soy aquel.” Y “Los amores cobardes no llegan a amores ni a historias; se quedan allí. Ni el recuerdo los puede salvar, ni el mejor orador conjugar” Son bellas frases que están impregnadas en las letras de sus liricas.

A crecer en la adversidad

Toda situación difícil es una oportunidad para crecer como seres humanos, y eso no los deja muy claro cuando dice en su canción  “Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida” o cuando canta “La angustia es el precio de ser uno mismo” tan sólo nos recuerda que todas las cosas pasan pero de ellas se aprende.

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Leave A Response

* Denotes Required Field