Cruzando la barrera del miedo.

Recuerdo que cuando yo era más joven y estaba en la escuela, el miedo me paró de invitar a una muchacha con quien quise salir. Yo puedo recordar todos los pensamientos de diferentes cosas que quise decir y cómo la invitaría a salir.

.Tan pronto como la idea para invitarla estalló en mi cabeza, revisé todas las razones por las que ella podría decir no. ¡Recuerdo el “sentimiento” de rechazo y vergüenza aunque ni siquiera descolgué el teléfono! Regresa ahora mismo tan real en mi mente como era entonces. No lo entendí entonces pero lo hago hoy ciertamente.


¿Ha tenido alguna vez pensamientos de temor que han causado que no avance con cualquiera de sus sueños o metas? Cada humano en la tierra en un momento u otro siente este “miedo” alguna vez y retrocede a su “seguridad” o zona de comodidad. El sistema fue creado para protegernos en tiempos de peligro real, pero debemos aprender cuándo el peligro es real o causado por nuestra imaginación de lo que puede pasar… de nuevo.


¿Qué habilidad causa que una persona enfrente y supere el posible rechazo en el trabajo, en la escuela o en una relación más fácil de manejar, frente a alguien que es paralizado por el mismo pensamiento?


Un hombre que persigue el negocio como un tigre puede ser incómodo con las mujeres y por consiguiente no es capaz de acercarse a una mujer por miedo al rechazo. Una mujer infeliz en una relación puede petrificarse ante el pensamiento de decir algo a su esposo por miedo a una posible discusión o repercusión negativa. Un niño no puede buscar a otros niños con quienes jugar en la escuela por miedo al rechazo. La lista puede seguir y seguir desde el miedo a dejar su trabajo hasta el temor de herirse si usted prueba algo nuevo.


Así que ¿qué está sucediendo realmente y cómo podemos detener esto de una vez por todas?

Primero y por encima de todo entienda que el miedo es un sentimiento muy común y todos nosotros tenemos un miedo u otro. El “sentimiento” de miedo está basado casi únicamente en lo que pensamos que puede pasar si intentamos algo y fallamos. No es lo mismo que la certeza de saber que nos haremos daño si nos caemos 20 pisos desde un edificio.


La mayoría de los miedos son ilusiones que creamos en nuestra propia cabeza basados en condicionantes pasados y no en lo que es posible. Como los niños, desde que nacemos aceptamos riesgos y la mayor parte de nosotros somos intrépidos. El significado que damos a una experiencia cuando no logramos el resultado que queremos determina cómo “vemos” y “sentimos” la siguiente oportunidad que se parece a una de las que hemos experimentado en el pasado.


Si experimentamos el rechazo más veces que el cariño, tendemos a etiquetar mentalmente la experiencia como negativa. Con el tiempo ésta se vuelve nuestra creencia y nuestras creencias, como usted ya sabe, se convierten en nuestra realidad.


¿Qué pasaría si cambiáramos el significado de una experiencia que no nos gustó? ¿Qué si aprendiéramos a etiquetar nuestras experiencias como experiencias “educativas” o “interesantes”? ¿Piensa que su nivel de tolerancia aumentaría para intentarlo de nuevo?

He aprendido que las personas que realmente tienen éxito en las diferentes áreas de su vida a menudo califican sus experiencias de forma diferente que aquéllos que rápidamente etiquetan la experiencia como negativa.

Cuando nosotros sentimos el miedo, estamos efectuando un truco mental que no conduce al crecimiento. Todo el crecimiento viene de forzarse a sí mismo más allá de la zona de confort que nos limita. El riesgo es una parte necesaria del premio. Usted no puede tener uno sin el otro.

Permítame sugerirle que empiece a etiquetar sus experiencias de maneras que le sirvan en lugar de limitarle. Tenemos muy pocos límites excepto los que nos ponemos a nosotros mismos. Y ésos principalmente provienen del miedo al pasado. No permita que su pasado controle su pensamiento presente. Salga y crezca. ¡Salga de su zona de confort y sea de nuevo libre!

John Assaraf: www.johnassaraf.com

Traducción al español: Carlos Barroso para www.creaturealidad.com

.


Reproducción sólo con créditos completos y vínculos activos, incluyendo esta nota


 

 

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.