Cómo lidiar con un mal día

Todos ustedes reconocen esos días cuando desde el principio “todo” parece ir horriblemente mal. Peor aún, a veces, cuando áun yacemos en nuestra cama y estamos por comenzar un nuevo día, comenzamos a pensar en lo que nos queda por delante y cuánto de todo eso es potencialmente desagradable. Ya hemos escrito nuestro día sin haberlo siquiera empezado. ¿Te sientes identificado? La pregunta en cuestión sería: ¿Cuál es la mejor forma, y la más fácil, de salir de este laberinto?
.

Intenta observar cada circunstancia de un día malo, como si fuera un regalo. Quizás hay mensajes que el Universo está intentando dejarte detrás de cada situación, y que tú por tu terquedad no has escuchado por mucho, mucho tiempo. Entonces, los mensajes se han convertido en algo más fuerte ahora, y te enfrentas con una llanta pinchada y tu hijo enfermo dentro del auto, no puedes hacer más nada que esperar, pedir ayuda, y abrazar a tu hijo, poniendo todo lo demás en espera. Suena bastante molesto, ¿no? ¡Desesperante! Ahora intenta observar esta misma situación desde otra perspectiva.

El hombre del servicio técnico llega y te cambia la rueda del auto y nota que no has puesto tus ruedas de invierno, aún cuando estamos en pleno Invierno y los caminos se encuentran resbalosos y peligrosos. Así que continúas, pides cita para cambiar los neumáticos y, como es un hombre decente y puede ver que estás teniendo un día complicado, promete atenderte rápidamente, en cuanto aparezcas. No fue un mal trato, ¿o sí?. Ahora, miremos a tu hijo. Pobre cosita hermosa, ha estado esperando por un abrazo de mamá y un poco de atención por bastante tiempo, y ahora está en el paraíso, porque mamá está toda para él, pasando tiempo en un auto inmóvil junto a él. Por dentro, está deseando que el hombre del servicio técnico nunca aparezca! Y luego, estás tú. Seguramente te has perdido de asistir a una reunión importante pero, tampoco estabas tan preparada para ella tampoco. Un retraso obligado quizás te haya salvado. Nadie puede discutir o levantarte en peso ante tan complicadas y desafortunadas circunstancias.

Entonces, no está tan mal, ¿no? Ahora estás aliviada por no haber tenido que asistir a tan molesta reunión, estás agradecida por la ayuda con las ruedas de tu auto y por la mirada feliz de tu hijo que derrite tu corazón como nada lo ha hecho por mucho tiempo. Entonces, manejas a casa, pones a tu hijo a dormir, te haces una rica taza de café y disfrutas de la sorpresa de una tarde libre de responsabilidades. ¿Quién estaba hablando de tener un mal día?. No eras tú, ¿verdad?.

Los días malos tienen un importante rol en nuestras vidas. Entonces, antes de ponerte mal, angustiarte, enojarte y salirte de control, deténte y pregúntate: ¿cuál es el mensaje aquí? Luego, mira a tu alrededor muy cuidadosamente y busca las respuestas. Están todas allí; es que simplemente a veces están escondidas en lugares donde realmente no queremos estar o ir. Y luego, tienes la opción: ¿quiero continuar con esta mala suerte o mejor junto coraje y le doy al problema en la cabeza y lidio con él de una vez por todas? Apuesto a que tú sabes cuál es la respuesta correcta.

Continúa, disfruta de tus días malos, no tengas dudas de que ellos son los mejores maestros de tu vida.

———————

Natalie Ekberg es una coach personal y ejecutiva internacional y además audtora.  Ella conduce a profesionales de negocios a través de transiciones de vida importantes incluyendo decisiones de carrera. Como resultado ellos dejan de luchar y dejan atrás el estrés llegando a la claridad y el coraje necesarios para vivir sus visiones. https://www.lblifecoaching.com/coaching-packages.php

4 comentarios sobre “Cómo lidiar con un mal día

  1. Maryith Contestar

    Gracias muy buen artículo, de verdad a veces nuestros días parecen grises pero como ud lo explixca todo tiene una buena razon siempre hay que mirar más alla de lo que tenemos enfrente.
    Quiero aprovechar la oportunidad para darle las gracias a Eli, yo tengo muchos años recibiendo sus artículos y al mirar este pasado me doy cuenta que gracias a este blog mi vida cambio y para mejor de verdad la felicito por esta bella y grandiosa misión y que Dios la bendiga siempre. Con mucho Cariño, de una lectora consecuente.

  2. jose luis hernandez Contestar

    Gracias. Excelente artículo. Nosotros tenemos el poder para acabar con el sufrimiento, pero nada pasa afuera, todo está adentro. (parafraseando a Conversaciones con Dios).
    Hoy ha sido un maravilloso día, pero sé de alguien a quien este articulo le ayudará.

  3. Carlos Contestar

    Me gustó mucho este artículo por q realmente me vi reflejado en él: ültimamente he tenido días malos y, muchas veces por miedo o negación o como se le llame, no me he detenido a observar el mensaje que el universo trata de brindarme.
    Te agradezco inmensamente a tí Eli, a Natalie Ekberg, y a todas las personas que se dedican a transmitir estos mensajes inspiradores.
    Mil bendiciones!

  4. trazadoresdelanada Contestar

    Sin duda, un artículo muy reconfortante.

    Es verdad que a veces parece que todo sale mal y no queremos pararnos a ver que, en realidad, si va así es porque tiene que ir así, porque, de un modo u otro lo hemos causado nosotros mismos. Y en nuestras manos está también el poder de cambiar las circunstancias.

    ¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.