Coaching para el cambio verdadero

Lograr la vida que se desea muchas veces requiere un cambio de actitud. El coaching brinda las herramientas para lograr concretar sus metas, incluyendo ésta, la más difícil de todas.
 

 


. El coaching personal no sólo sirve para alcanzar objetivos en el entorno, fuera de su propio ser. Las herramientas que éste ofrece también logran cambios dentro de sí: aumentar la autoestima, conseguir paz espiritual, sanar conflictos emocionales, liberar cargas mentales y lograr un efectivo cambio de actitud.

Muchas veces, su actitud ante la vida le bloquea los caminos posibles para obtener lo que desea. Entonces, antes de trabajar en sus objetivos, y las tareas que debe ejecutar para lograrlos, debe trabajar en usted, y en lograr de sí una forma de ver la vida que garantice el merecido éxito y suavice los obstáculos.

En diversos libros de coaching encontraremos la frase “si sembramos una actitud cosecharemos una acción; si sembramos una acción cosecharemos un hábito y si sembramos un hábito cosecharemos un carácter”. De ella podemos concluir, entre otras cosas, que la actitud es la raíz de todo, y puede incluso modificar el resultado de cualquier acción que emprendamos. Por ello, a la hora de analizar nuestros desaciertos, no debemos sólo analizar nuestras acciones, sino también nuestras actitudes. Una vez que entramos en conciencia de la actitud que se maneja en determinados momentos, se podrá cambiar hacia una más positiva y productiva.

Felicidad relativa

Uno de los aprendizajes más útiles para cambiar la actitud ante la vida y los retos es entender que la felicidad es relativa, y depende de la visión que cada quien tenga del mundo. Si usted decide encontrarle el lado positivo y constructivo a los sucesos que enfrenta, será feliz. En cambio, si se empeña en ver siempre los faltantes, las carencias y lo que según su visión no puede ser, será infeliz, así tenga todo lo que un ser humano pueda ambicionar.

Para comenzar, se debe prestar atención a los sentimientos. En la película El Secreto se propone una fácil clasificación de los pensamientos positivos y negativos basándonos en los sentimientos que dichos pensamientos nos ocasionan. Igualmente, las actitudes pueden ser clasificadas de esta manera: los sentimientos negativos de culpa, victimización ira y resentimientos generan las actitudes menos adecuadas para el logro de nuestros objetivos. Mientras, sentimientos positivos como la tolerancia, el amor y otros, generan actitudes positivas y constructivas.

Una vez entendido esto, será fácil detectar los momentos en los que está recurriendo a actitudes negativas, y podrá lograr el cambio con el uso de sentimientos positivos, junto a una visión distinta del evento que ha afectado su modo de reaccionar.

Este proceso revierte el círculo vicioso para convertirlo en uno positivo, de constante creación de pensamientos y actitudes positivas. Cuando asume una buena actitud, obtiene un buen resultado, el cual mejora aún más su actitud. Poco a poco verá que no tiene que hacer grandes esfuerzos para asumir las mejores opciones y conductas.

Aunque no se trata de un trabajo instantáneo, sin duda vale la pena. Cada vez que obtenga un resultado positivo de su cambio de actitud, actúe como su propio coach y regístrelo en alguna agenda o cuaderno de notas. Así, cada vez que sienta deseos de sucumbir ante actitudes negativas, tendrá este salvavidas para recuperarse.

 


.

Creaturealidad.com  Favor no reproducir. Gracias

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.