Coaching empresarial, los vínculos sanos

Tener buenas relaciones laborales con nuestros compañeros de trabajo no siempre es sencillo, un coach o líder en una empresa debe poder fomentar la armonía entre las personas de la misma, para ejercer menos presiones laborales, lograr vínculos sanos  y gerenciar a cada empleado con toda su potencialidad particular para el bien de todos.

 

. Un coach o líder empresarial no escatima elogios sinceros entre sus empleados, habla con cada uno de las actitudes perjudiciales para la empresa y los vínculos en general y sabe poner límites a las agresiones que condicionan respuestas y generan roces en la empresa.

 

 

Un vínculo puede nacer sano o tiene posibilidades de cura, todo depende del buen coaching que se realice y de la capacidad del coach para relacionarse y aprender a ensamblarse con el grupo sin dejar de cumplir su rol fundamental: que los empleados tomen la actitud de gerentes dando respuestas propias a cada problema y priorizando su accionar de acuerdo a si favorece a la empresa o no, dejando de lado actitudes que de otra forma hubieran tomado y serían potencialmente perjudiciales.

 

No se puede vivir sin comunicarse con los demás, a tal punto que a veces eliges relacionarte mal a no hacerlo en lo absoluto, pero la clave es aprender, o enseñar en el caso del líder, a que las señales de malos vínculos den frutos positivos, aprendiendo el camino de la sanación del grupo de trabajo como un todo, que debe comenzar a funcionar bien.

 

Las 5 claves para un líder que desea restacar y priorizar los vínculos sanos dentro de un grupo de trabajo:

 

  1. EntregaDebe poder transmitir el concepto de que debe darse al otro sin que esto signifique una pérdida. Para ello debe gestionar la no competencia entre empleados sino todo lo contrario, la recompensa al trabajo grupal y al grupo como un todo. Ganando todos con la mejor actuación del conjunto.

 

  1. ValorLa autoconfianza es fundamental para generar vínculos sanos, ya que la inseguridad genera envidias y competencia, desamor e imposibilidad de relacionarse en la generosidad. El deber del líder fomentar la autoconfianza en todos los empleados para bien del grupo y de la empresa. El valor individual de cada uno pasa, de esta forma, a ser patrimonio de todos y orgullo individual y colectivo.

 

  1. AceptaciónEl poder de enfocar lo positivo de cada uno, resaltando los elogios antes que las críticas redunda en autoconfianza, necesidad que un coach empresarial sabe notar y hacer notar a sus empleados.

 

  1. PedidoHacer ver que pedir ayuda es central para el logro de objetivos comunes hace de un grupo y de cada uno de sus integrantes un equipo de trabajo exitoso. Saber mostrar este camino es tarea del coach.

 

 

  1. LímitesPara que el respeto cunda dentro de un grupo, y para que el líder sostenga su espacio y posición de liderazgo, es necesario saber decir “no”. Decirle basta a las malas actitudes dentro de un grupo, las agresiones y las formas que no benefician a todos es sanador. Poner límites sin agredir nrechazar es tarea de una gran inteligencia del coach.

 

El líder que sabe conducir por el buen camino a un grupo de trabajo, tiene la suficiente empatía natural o adquirida para que las relaciones y los vínculos internos sean sanos, para prever soluciones que conduzcan a este fin, y así potenciar el trabajo óptimo del grupo, la felicidad en su transcurrir y la satisfacción de que la empresa crezca para beneficio de todos..

Creaturealidad.com Favor no reproducir. Gracias 

 

 


Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.