¿Cómo ser feliz?

¿Qué es la felicidad? Es una pregunta muy engañosa, ya que no para todos la felicidad significa lo mismo. Cada uno está moldeado de acuerdo a sus rasgos de personalidad, la historia de vida que le ha tocado experimentar, la manera en qué fue criado y muchos pequeños detalles más. En nuestro mundo particular, de acuerdo a lo que dicta nuestro propio deseo, vamos creando nuestras propias reglas y preferencias.

. ¿Se puede aprender a ser feliz? Por supuesto que sí. La vida es fluctuante y quizás ahora no estemos en el mejor de los lugares, pero eso no quiere decir que es una situación sin remedio, es algo que podemos cambiar si ponemos el empeño suficiente. Si ahora estamos tristes, no tiene por qué cronificarse esta situación, basta sacudirse un poco y poner manos a la obra.

Para ser feliz, es necesario saber exactamente qué significa la felicidad para nosotros, parece fácil, ¿verdad? Pues aunque lo parezca, no siempre es así. Hay muchas personas que van por la vida sin saber hacia dónde dirigirse, que no tienen ni la más mínima pista acerca de su futuro, que no pueden encontrar lo que los motiva y se sienten perdidos, una vida sin propósito se convierte en una trampa sin salida, en una rutina que carece de sentido, se transforma en apatía. Por eso, aunque suene trivial mencionarlo, debemos comenzar por identificar qué es lo que nos proporciona felicidad.

Una vez que ya tenemos nuestro objetivo claro, es pensar en qué podemos hacer en este preciso instante para ser más felices. El momento presente es todo lo que tenemos, el pasado ha quedado atrás, el futuro aún se muestra incierto, así que ahora es el momento de actuar. Quizás tengamos metas demasiado grandes como para que puedan ser cumplidas en unos meses o unos años, entonces lo que debemos hacer es establecer ciertos objetivos pequeños relacionados con la meta principal. Cada vez que logremos cumplir una pequeña meta, es un paso más cerca de obtener aquello que anhelamos.

Uno debe ser agradecido de lo que ya ha obtenido en la vida. Siempre tendemos a compararnos con otros, y es muy cierto que hay personas que parecieran tenerlo todo, pero tampoco olvidemos que hay otros que se encuentran en terribles situaciones. Compararse con otros no tiene sentido, es perder el tiempo en realidad, tenemos que ver las cosas que están a nuestro alrededor y nutrirnos de todo los obsequios que la vida nos ha dado. 

También tendemos a sentirnos degraciados, abatidos, por no poder ser felices. Nos quejamos y quejamos sin hacer nada al respecto, pero las situaciones no cambian solamente con buenas intenciones y palabras, ya saben que la clave es la acción. Si hay algo que no nos agrada, debemos actuar rápido para cambiarlo, si dejamos que el tiempo pase y no reaccionamos, será cada vez más difícil desahacerse de eso que nos desagrada, ya sean hábitos o situaciones. Tenemos mucho más poder del que creemos y nuestras decisiones son poderosas, sin darnos cuenta un número de decisiones nos han guiado hacia donde nos encontramos ahora. Entonces, si hemos tenido el poder de ubicarnos donde estamos, ¿acaso no podemos continuar aplicandolo? Esta vez, concentratre en lo que realmente quieres. Sentir lástima u resentimiento hacia uno mismo no conduce a nada, así que deshazte de esa fea costumbre que inmoviliza. Uno debe aprender a tomar las riendas de su vida y a vivir con las consecuencias de sus decisiones, nada es inmutable y nunca es demasiado tarde para darle un giro al destino.

La felicidad tampoco debería ser una meta en sí misma, sino un camino. Tenemos que sentirnos felices ahora, en nuesta situación actual con todo lo que eso implica. debemos sentirnos en paz con nosotros mismos y a partir de ahi poder ir hacia un camino mejor para nosotros. Cada pequeño paso que damos debemos disfrutarlo, de las pequeñas alegrías que nos rodean debemos aprovechar hasta la última gota y así la vida comienza a ser más llevadera. Cada pequeña elección conciente que hacemos para mejorar es un granito de arena que nos acerca hacia una felicidad más plena. No tengas miedo, es tu derecho. Simplemente decide que eres tu propio creador y actúa como tal.

 

Por Mariana Alvez Guerra

 

https://psicologiapositivauruguay.wordpress.com/

  .  

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.