Posts con el Tag programación neurolingüística

Hacerlo a pesar del miedo; zona de confort

Ayer tomé un taxi con mi mamá, mi papá y mi hijo. Cuando entramos mi papá le dio la dirección al conductor, un chico de unos 30 años, y me di cuenta por su expresión de que no tenía ni idea de la ubicación del lugar a pesar de tratarse de una calle central y conocida. No sabía ni cómo llegar, ni dónde quedaba. Mi papá se fue adelante con él diciéndole por dónde iba para llegar al destino.

Me dio mucho qué pensar esta situación. Especialmente cuántas veces dejamos de hacer las cosas por miedo. Especulo que la situación económica de este chico debió ser apremiante para tomar la decisión de manejar un taxi a pesar de carecer de una de las características principales que se requiere para ello que es conocer calles y direcciones. Sin embargo lo estaba haciendo, doy por descontado que su situación era incómoda y lo estaba haciendo a pesar del miedo.

Hace días escribí un post en el que decía “Si no haces las cosas a pesar de tu miedo, jamás sabrás de cuánto eres capaz”. Imagínate este chico conduciendo un taxi sin conocer las calles, ¿tú lo harías? Quizás estás pensando que depende de lo apremiante de tu situación, pero ese no es el punto, para mí lo importante es extraer la lección de todo esto:  cuando te tiras al charco a pesar del miedo, los recursos para cruzarlo salen de esa parte de tí que no es racional y que está siempre a tu lado, lista para ayudarte. Seguramente este chico se encontró con pasajeros disgustados y seguramente lo superará y no pasará mucho tiempo antes de que domine las calles y direcciones, habrá pagado el famoso “derecho de piso”.

¿El miedo te está deteniendo?

Puedes tener miedo de muchas cosas:

  • Miedo al fracaso
  • Miedo al qué dirán
  • Miedo al éxito (generalmente inconsciente)
  • Miedo a que te digan “no” (debes saber que el “no” ya lo tienes si no lo haces)
  • Miedo al cambio (el ser humano por naturaleza se resiste al cambio)
  • Miedo a renunciar a algo a cambio de eso otro que desea
  • Miedo al rechazo

Salir de la zona cómoda no es sencillo y pocas personas tienen el valor de hacerlo.

Vamos a hacer un pequeño ejercicio de PNL. Te sugiero que lo hagas relajado en tu casa, léelo bien y cuando lo tengas claro sacas el tiempito y lo haces, si tienes dudas pregunta aquí mismo:

Mira aquello que le tienes miedo, aquello que no te atreves a hacer por miedo a (tú sabes por miedo a qué).

Cuando hayas detectado la situación y la puedas nombrar de forma muy específica entonces ve al futuro, ubícate en un momento en el cual ya hayas hecho aquello que deseas hacer.

Ya lo hiciste.  Tuviste el valor para hacerlo. ¿Cómo te sientes? Explicame tus sensaciones. ¿Qué ves, qué oyes, qué sientes…? Vincúlate tanto como puedas con esos momentos que estás viviendo sabiendo que tuviste el valor para hacerlo. Siéntelo, asóciate con las sensaciones que vives.

Ahora, con esas sensaciones, sabiendo que fuiste capaz, que lo hiciste, que te demostraste que puedes, vuelve al momento presente y piensa nuevamente en aquello que deseas hacer y observa el cambio, ¿Cómo te sientes ahora? ¿Cambió en algo tu percepción de aquello? ¿Qué experimentas?

¿Qué pasa en este ejercicio?

Recordemos dos cosas:

2. Nuestro subconsciente no reconoce cuando una experiencia vivida es imaginaria o sucedió realmente. Esto es especialmente cierto cuando vinculamos nuestro sentidos y emociones  a esa experiencia. Para nuestro subconsciente está sucediendo en realidad.

1. Nuestro subconsciente es un siervo que cumple órdenes (una de las presuposiciones básicas de la PNL). Ya le mostraste a tu mente subconsciente, con lujo de detalles , con emociones y sensaciones cómo será ese episodio de tu vida.

, ,

14 Comentarios

PNL, el subconsciente no reconoce el no

Una de las cosas que más he aprendido e incorporado de la PNL es una de sus presupusiones básicas que dice “la mente subconsciente no reconoce el no“, desde que comprendí la importancia de nuestro subconsciente en todo el  mecanismo de lo que manifestamos y la respuesta que recibimos en nuestro mundo físico me propuse ponerlo en práctica de manera consciente para llegar el momento en que lo hiciera de manera inconsciente.

Lo pueden ver en mis afirmaciones. Antes de comprender este concepto y asimilarlo podría haber escrito una afirmación como “En mi mente no hay cabida para  pensamientos negativos” por ejemplo, entonces en lugar de expresarlo de esa manera borro toda evidencia de algo negativo y lo expreso así: “en mi mente sólo acepto pensamientos positivos”; saben, parece fácil, pero en la práctica cuando te has puesto a la tarea de escribir 365 afirmaciones te das cuenta de que saldrías mucho más rápido de la labor usando algunas oraciones negativas y no siempre es sencillo encontrar la forma de expresarlas en positivo, hasta ahora lo he logrado creo que el 100%  de las veces.

En las oraciones también me pasa; por ejemplo, cuando escribí la oración para el merecimiento, llegué a un punto en el cual quería expresar  “merezco toda la abudancia del mundo sin restricciones“, me rompí el coco  un buen rato pensando cómo podría expresarlo en positivo, de una forma que me gustara y puse entonces ” merezco en total apertura toda la abundancia…”.  Me quedé muy satisfecha con el resultado final de la oración en conjunto, habla en lenguaje positivo y de esta manera transmite al subconsciente exactamente lo que nos interesa.

Y no sólo eso, he aprendido a comunicarme mejor con mi pequeño hijo. El año pasado tuvo una época en la que le pegaba a los amiguitos del jardín, emulando batallas y luchas, entonces aprendí a hablarle siempre en positivo, en lugar de decirle “Papi, no pegues a tus compañeritos del jardín, recuerda que pegar es esto, lo otro, etc” (osea, ¡hablar en negativo y encima sermonear!) le digo: “papi, cariño con tus amiguitos, ¿sí? Trátalos como te gustaría que te trataran a tí, con amor y con cariño”. Si le digo “no pegues” o “trata de no ser brusco” su subconsciente lo único que lee es “pegar”, “brusco” y por consiguiente refuerzo su comportamiento y creo que se puede propiciar una lucha en su pequeña mentecita en desarrollo, sin entrar a hablar sobre la etiqueta “brusco”,  ¡ese es otro tema!

Como ven, es un conocimiento muy práctico y he tratado de ser fiel a él porque creo en el poder de nuestra mente subconsciente y poco a poco he aprendido a conocer y a comprender los mecanismos que la mueven y la motivan. Me parece un tema muy interesante y útil. Aun no lo tengo completamente incorporado pero me encanta seguirlo intentando.

Que tengan una bella semana.

Califica el artículo usando las estrellas
Tus comentarios son bienvenidos

, ,

8 Comentarios