Conservar el equilibrio para ser más feliz, técnicas PNL


Una persona sabia sabe que nada es tan bueno o tan malo como parece y se toma su tiempo para que los acontecimientos de la vida se pongan en su lugar. Por eso tener un control sano sobre las emociones es necesario para que mantengas el activo más valioso de tu vida: tu paz espiritual. La tranquilidad no tiene precio, estar en constante alteración, te lleva a un desbalance inevitable que te hará sentir en saldo rojo emocional.

Mantente en el centro, en el medio, guarda el equilibrio.

Te enseño aquí una técnica PNL que te ayudará a mantener los eventwoman-918603_1280os de tu vida en su justa proporción. Se trata de practicar la disociación y existen  varias formas de hacerlo.

Primero veamos qué es disociación: hablamos de este concepto cuando queremos referirnos al hecho de no estar vinculados de forma emocional con un evento de nuestra vida, cuando deseamos que un sentimiento intenso no nos afecte, cuando queremos eliminar el exceso de emoción (exceso de nervios o exceso de miedo por ejemplo). En esos casos usamos una de las técnicas de la PNL o Programación Neurolingüística conocida como Disociación.

Aquí tenemos tres formas de disociarnos:

1. Si te encuentras viviendo el evento que te causa ese exceso de emoción entonces imagínate a ti mismo como un espectador de la escena, como si flotaras por encima de la escena y la vivieras como alguien que mira y no es participe de la circunstancia. Observa cómo tus emociones tienden a equilibrarse.

2. Si se trata de un recuerdo negativo o una anticipación negativa de un resultado, como por ejemplo, miedo al resultado de un examen, entonces haz el ejercicio de proyectar en una pantalla imaginaria – puede ser una pared-  la escena que te causa temor. Tú vas a estar en esa proyección, es decir, te vas a ver a través de tus ojos a ti mismo. Es una película contigo en ella. Cuando haces esto, de forma automática se va el exceso de emoción.

3. Cuando estás teniendo una conversación especialmente delicada y que te cause emociones fuertes, tu postura corporal es vital en el proceso de eliminar ese exceso de emoción. Si te das cuenta, las personas más equilibradas sostienen sus conversaciones recostadas en el espaldar de su silla o con la espalda recta y no con el cuerpo inclinado hacia adelante; cuando usas esta última postura corporal te asocias más con tus emociones y sensaciones. En cambio cuando te echas para atrás te alejas de esas emociones, te alejas de tu interlocutor,  y por lo tanto tu relación con el evento se torna más equilibraba, balanceada y te permite pensar con mayor claridad, además tendrás la ventaja de verte más tranquilo y sereno.

Si alguna vez te has preguntado cómo puedo ser más feliz, recuerda que un cambio pequeño en tus hábitos hecho con disciplina te da mejores resultados que querer realizar cambios dramáticos de golpe, al fin y al cabo fue así mismo, poco a poco, como has introducido a tu vida tus comportamientos, creencias y hábitos que ahora deseas cambiar, entonces ya sabes que hacer los cambios poco a poco es una buena estrategia para insertarlos y en esta ocasión los vas a hacer, no sólo poco a poco sino  de forma deliberada, con hábitos positivos elegidos por ti mismo, así que espera mejores resultados.

Comenta con Facebook -sin Facebook ve hasta abajo-

2 Comments

  • Marta Velasco Juan

    Reply Reply 25 febrero, 2016

    Muchas gracias Eli.
    Muy muy interesante y rápido de aplicar… hay que probarlo.

Leave A Response

* Denotes Required Field