Mi pequeño hijo, la Ley de la Atracción y Manifestación en Dos Pasos

Gracias mil a quienes me han escrito reclamándome el boletín de este pasado lunes; fue festivo en Colombia y estuve muy ocupada con mi hijo y otras cositas familiares, de todas maneras jamás los dejaría sin el boletín semanal porque sé que muchos de ustedes lo leen religiosamente y además sé también que cada palabra que escribo es recibida por alguien (o varias personas) que necesitan escuchar esas exactas palabras en ese preciso instante.

Te cuento Friend que mi hijo de ocho años, además de patinar y jugar fútbol es gran fanático de los video juegos. Mi esposo y yo le regalamos su propio computador y además un PSP (Play Station Portable); lo que nunca le hemos conseguido es un Play Station porque consideramos que podía esperar un poco más antes de tenerlo por razones de disciplina nos resulta mucho más sencillo controlar el tiempo que pasa en el computador y en el PSP que en un Play.

Más o menos en diciembre me dijo el niño “mami como todavía no tengo el Play entonces lo mejor es conseguir a alguien que me preste uno, ¿no te parece? ” Yo le dije que me parecía buena idea y para ser sincera ¡me parecía poco probable que eso sucediera! (¡¡ay… mi mente consciente!!) de todas maneras no desestimé ante él por un segundo su deseo de que alguien se lo prestara. Después de eso lo mencionó varias veces, nunca lo dejó sus planes de que alguien le prestara el play.

Hace más o menos tres semanas se hizo amigo de un niño del barrio llamado Mateo. Se hicieron muy amigos, van y vienen todo el tiempo, Matero viene a jugar con él y mi hijo va a jugar a la casa de Mateo. Resulta que Mateo tiene un Play Station y además siempre había querido un PSP como el que tiene mi hijo… y como son niños y no se complican la vida como nosotros los adultos, hicieron un trueque de juguetes: Mateo tiene en su casa el PSP de mi hijo y mi niño tiene aquí en casa el Play de Mateo. ¡Están completamente felices los dos! Y mi pequeño hijo ha reafirmado su poder de atracción a la edad de ocho años.

Es simplemente maravilloso como opera la Ley de la Atracción en los niños cuando no matamos sus sueños y sus planes. Ellos NO SE PREOCUPAN POR EL CÓMO, simplemente tienen planes y esperan por ellos sin siquiera plantearse si ellos se pueden hacer realidad o no.

¿Jugamos a ser niños?

Aprovecha ahora este momento de inspiración y decide lo que quieres, libéralo al universo y aguza tus instintos para esperar la ocasión de abrir las puertas a un MILAGRO EN POTENCIA.

¿Te animas?

Te quiero,

Eli

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>